domingo, 10 de febrero de 2013

¿Es la psicología la hermana tonta de la filosofía? De cómo el psicólogo que sólo sabe psicología, ni de psicología sabe

Juan José Regadera Meroño
Doctor en Psicología








Son de agradecer los comentarios y la cuestiones de interés que sobre la investigación de tesis doctoral han escrito algunos lectores en el enlace: 





http://www.psiquiatria.com/documentos/psiq_general_y_otras_areas/otras_areas/tesis/6876/  con motivo del “I Concurso Literario Autobiográfico Atrévete a Expres-Arte” que nuestra Clínica Cattell Psicólogos ha organizado en Facebook. Para responder a las preguntas que se me han formulado sobre mí formación académica y orientación psicoterapéutica es necesario reubicar mi trayectoria personal y biográfica, generación de 1970, en el contexto histórico económico, social y político que es donde verdaderamente se desarrollan los problemas de la vida.


Recientemente una amiga recordaba que siendo estudiante de historia, una profesora bromeaba con ironía de la creación, en el año 1970, de la sección de psicología dentro de la Facultad de Filosofía y Letras de Madrid; “ha nacido la psicología –decía la profesora-, la hermana tonta de la filosofía”. Mi amiga insistía que aún a día de hoy no entendía la ironía de la educadora. Traté de despejar su duda con un conocido aforismo que bien podría ser el eslogan de formación de todo psicólogo que se precie: “El psicólogo que sólo sabe psicología, ni de psicología sabe”. ¿Qué podrían tener en común un psicólogo y un filósofo para que la profesora de mi amiga ironizara con tanta dureza? Podría ser que la preocupada profesora dudara de la psicología en cuanto a su labor de crítica social que la filosofía sí realiza. Desde este punto de vista, la profesora no iba mal encaminada, “la psicología se hace la tonta” cuando no desarrolla una sociología crítica, cuando ella misma no hace autocrítica, tanto del saber-psicológico que se desarrolla en las instituciones, como de la función-profesional desempeñada por los propios psicoterapeutas. La profesora de mi amiga, profetizaba sobre la posible actitud conservadora de la recién nacida psicología.


Según Ortega y Gasset, la vida se compone de vocación, circunstancia y azar. En mi caso, la vocación me llegó imitando a Miguel Hernández y a Sócrates, me seducía la habilidad de Sócrates por “sacar a la luz las ideas que llevamos dentro”. En otoño de 1975, la circunstancia me llegó cuando con 15 años pude colarme en las primeras clases de psicología impartidas en el Campus de la Merced de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Murcia. El azar se mostró, de nuevo en otoño, en 1983. Conocí a Nieves M.Hidalgo, a su lado surgieron proyectos académicos, profesionales, amistosos y artísticos.  Nuestro primer proyecto en común, “La influencia de los valores en el arte” (trabajo de clase no puntuado por el profesor dado escaso rigor experimental y metodológico y que fue reelaborado diecinueve años después en formato de tesis doctoral) ha terminado por convertirse en eslogan de nuestra clínica “el arte de hacer psicoterapia”.

Los chicos y chicas de los años 70, tuvimos una juventud renacentista marcada por el interés que tenían las Ciencias Humanas (Filosofía, Antropología, Sociología, Pedagogía). Compartíamos el legado de Unamuno de que “nada de lo humano nos era ajeno”, pudimos disfrutar del mayor concierto benéfico de toda la historia –“Concierto para Bangladesh”-;  de la música y de la filosofía “Punk”-; de la crítica social visionada en el cine sobre temas de enajenación –“Alguien voló sobre el nido del cuco” de Milos Forman; “Quadrophenia” de The Who-, de alienación – “La naranja mecánica” de Stanley Kubrick-. Supimos del precio de la libertad –“escándalo Watergate” (dimite Richard Nixon)-; de los símbolos de poder –construcción de las Torres Gemelas de New York; de la fuerza de la acción política –la Revolución de los Claveles que acabó con la dictadura en Portugal-; de la llegada de la democracia a España.





La atmósfera intelectual y humanística que respirábamos marcó mi curiosidad por los valores inconscientes y la relación de éstos con los valores conscientes, y de cómo ambos influencian en el proceso psicoterapeútico de la personalidad, la depresión y la ansiedad. Cuarenta años después, los valores humanos vuelven al epicentro de la cuestión. Las Torres Gemelas han desaparecido, el caso Barcenas (junto a más de 400 políticos imputados) pone en peligro la democracia en España, y Urdargarin, a la casa real española. Europa en su conjunto vive la mayor crisis económica y financiera de su historia. La comparación con los años 70 podría ser interminable. En este contexto social me  surgen dos preguntas: ¿hacemos mal los psicólogos en reconsiderar la naturaleza de los problemas de la vida cotidiana en su raíz social, cultural, ambientalista y ecopsicológica, como modo de estar en el mundo y no tanto como entidades naturales de carácter neurobiológico, biológico y epigenético –todo ello sin menoscabo de estas instancias? ¿La psicología debe dejar de ser “la hermana tonta de la filosofía” para convertirse en una ciencia equiparada a lo que serían las ciencias naturales, o más bien la psicología debería utilizar el sentido común y hacer que las personas reconsideren su trayectoria, sus asuntos y el horizonte de sus vidas?







Si pudiésemos contemplar un problema puntual (local) de un modo global, y al revés, un problema global localmente, sería más fácil utilizar el sentido común, llámese también, sentido práctico, mundano o genérico que todos poseemos para no escatimar esfuerzos de cara a desenmascarar los asuntos de la vida cotidiana de todas las mentiras, engaños y autoengaños en los que caemos. Considerado así, ¿no sería el autoengaño una forma inteligente, en apariencia, de arreglar los asuntos de la vida diaria? Aquí de nuevo, la psicología debe dejar de ser “la hermana tonta de la filosofía”, porque aunque “el corazón tenga sus razones que la razón no entienda”, al mentirnos a nosotros mismos podremos salvar las apariencias y tener una salida exitosa. Sin embargo, la disarmonía entre ¿cómo soy? y ¿cómo me gustaría ser? en relación con nuestro esquema de valores tendrá un coste que denominaremos “la sociedad neurótica de nuestro tiempo”.

Teniendo en cuenta que los problemas de la vida cotidiana son inherentes a la condición humana, y, por lo tanto, todos los padecemos, podríamos hacernos una nueva pregunta: ¿qué convierte un problema de la vida en un problema psicológico?

Un problema de la vida se convierte en psicológico cuando para resolverlo necesitamos realizar un esfuerzo contraproducente. Un problema psicológico no es algo que tengamos dentro de nosotros, en la cabeza, en el cerebro o en la mente. Al mantener un esfuerzo permanente, nuestra atención se desplaza a un gran número de síntomas que van desde las quejas físicas, en apariencia corrientes, a sentimientos de rabia, rencor, odio, tristeza, insatisfacción, preocupación, desasosiego, rumia de pensamientos, desesperación, incertidumbre, miedo, etc. Las personas que solicitan nuestros servicios desean mejorar su autoestima, fortalecerse y pensar en cosas buenas tratando de ser positivos y de sentirse optimistas (todas ellas estrategias de la psicología positiva y de otro tipo de psicoterapias). Sin embargo, hoy día, las nuevas técnicas psicoterapéuticas, como la Terapia de Aceptación y Compromiso, lo que intentan es desalentar a la persona en su empeño de pensar en positivo desenmascarando sus verdaderas preocupaciones, enfrentándolos a sus verdades existenciales, fortaleciendo su yo en “las duras y en las maduras”, mejorando su flexibilidad y un conocimiento de sí mismos que les permita tomar decisiones y resolver los problemas de la vida diaria.



En nuestro trabajo, no prometemos “jardines de rosas”, y sí, animamos a no sentir miedo de reconocer las “desdichas ordinarias que constituyen la vida”. Enseñamos que si uno acepta y se compromete a ver las cosas de este modo la vida transcurre mejor y se goza de mayores momentos de bienestar.  Para conseguirlo debes distanciarte de los síntomas de malestar e intentar transcender tus propios límites y barreras a través de la imaginación, la conexión con la naturaleza, el idealismo y la intuición. Animamos a ir más allá del momento presente a través de metas, objetivos y propósitos, hacia un nuevo horizonte de vida basado en valores cargados de sentido y significación personal.

En resumen, nuestra labor es atender y entender a las personas que enredándose en sus síntomas no logran eliminarlos, fortaleciendo su compromiso de actuar en una dirección de valores con el fin de reorientar su vida para recuperar el sentido del yo en el contexto de la relación con los demás. El planteamiento de nuestros estudios se caracteriza por un enfoque multidisciplinar que integra la psicología con la perspectiva histórica-cultural, la antropología y la filosofía fenomenológica-existencial en la línea de Husserl, Heidegger, Unamuno, Ortega, entre otros, sin dejar de lado, como decíamos más arriba, la biología, la epigenética y la neurobiología, todo ello con base en la terapia contextual. De este modo, los problemas que tratamos son revisados en psicoterapia desde sus raíces culturales y aspectos filosóficos, a saber “estar-en-el-mundo” como forma de vida, la relación de uno con el mundo y el sentido común necesario para tratar con el mundo.  Desde el punto de vista terapéutico, nuestra tarea es la de proponer un modelo de trabajo unificado entre psicopatología y tratamiento que englobe la naturaleza contextual e interactiva en la que se dan los problemas de la vida, contemplados éstos en la vertiente psicológica, filosófica e histórico-cultural en la que se producen. Este carácter interdisciplinar en el que debería desarrollarse toda labor terapéutica nos ha conducido a incorporar las neurociencias, las ciencias sociales y las humanidades (filosofía, literatura, historia, cine, música, etc.) a nuestra práctica  diaria como si de un solo enfoque terapéutico se tratara.


Dr. Juan José Regadera, especialista en psicología clínica
Psicólogo europeo especialista en psicoterapia y psicoterapeuta acreditado
Diréctor Técnico Facultativo Clínica Cattell Psicólogos, Colg nº MU-00238
Web: http://www.cattell-psicologos.com
Email: juanjoseregadera@cattell-psicologos.com


44 comentarios:

  1. Enhorabuena, Juan José!! Un texto extraordinario, valiente, sincero. Un magnífico ensayo sobre el saber de la psicología llamada científica. ¿Seremos los psicólogos clínicos, capaces de no caer en las redes del poder y expresarnos con la libertad que necesitamos?

    ResponderEliminar
  2. Enhorabuena! Me ha gustado mucho las reflexiones tras la foto de las torres gemelas. Planteas preguntas clave, y le das respuestas más claves aún. Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Magnífico ensayo Juan José poniendo de manifiesto como los tiempos actuales cierran el círculo con los de los 70 y a buen seguro con otros más pretéritos. Al igual que reflejan algunas opiniones anteriores me gusta que se traten estos problemas como algo cotidiano que tenemos que sobrellevar lo mejor que podamos y no ocultándolo con autoengaños. También me gusta el punto exacto donde nos tiene que saltar la bombilla esa y reconocer que necesitamos ayuda. Yo me pasé largos años lejos, costándome horrores hacer cualquier cosa y creyendo que algo así formaba parte del "Jardín de Rosas" este en el que vivimos.También me inspiran y motivan las sabias palabrasde Ortega de que la "vida se compone de vocación, circunstancia y azar". Al fin y al cabo las dos últimas no podemos controlarlas y al final todo se reduce a persistir buscando nuestra verdadera vocación en la vida como tú sueles decirnos. Por último quiero hacer referencia al concierto para Bangladesh que bien mencionas y a una canción de George Harrison que me usta mucho porque evoca paz, optimismo y buenas esperanzas: Here comes the sun.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Salva Tore por tus palabras, yo soy el primer sorprendido de cómo tiempos actuales cierran el círculos con los años 70. Hace unos minutos en Facebook, leía el comentario de Francisco Pellicer sorprendiéndose, igualmente, por la descripción de los años 70 y su comparativa y similitud con la actualidad. Al leer su texto, y el escrito por ti, he recordado que hace unos días en las noticias escuche lo que se ha denominado el “Watergate catalán” en alusión directa al “escándalo Watergate” (que como recordaremos en el ensayo, forzó la dimisión de Richard Nixon, único presidente de Estados Unidos obligado a dejar su cargo). Realmente, no puedo dejar de sorprenderme

      Eliminar
  4. Me ha gustado, Juan José, la forma en la que has ilustrado como ha evolucionado tu forma de hacer psicoterapia. Sobre todo teniendo en cuenta que los comienzos no serían fáciles, debido a la contraria opinión popular.
    Sin embargo el ensayo ha servido para mostrar que con el trabajo y la dedicación has conseguido dar forma a una manera de hacer terapia, creativa y original. Contemplando no solo los aspectos psicológicos, sino la vida en si. Para de esta manera hacer ver al paciente que la vida no es un camino fácil, y que la neurosis se convierte en un escollo que no nos deja manejarnos en el día a día, creando rigideces que no nos permitir decidir.
    Es de agradecer esta labor que trata de encontrar el bienestar personal a través de la aceptación de la realidad y no a través de terapias ligeras dedicadas a atenuar los síntomas.
    Enhorabuena por la aportación.

    ResponderEliminar
  5. Tras leer el texto, siento una tranquilidad, digamos, existencial. Tiene mucho sentido la relación del mundo que nos rodea con nuestra estabilidad mental y, en muchos casos, la ayuda que necesitamos es la de alguien que nos enseñe a vivir dentro de él. La sociedad neurótica posiblemente esté en plena ebullición a principios de siglo, y, dado que la vida y el mundo gira por ciclos, el bullicio siempre desencadena una reflexión y calma, para, luego, volver de nuevo al bullicio.
    Enhorabuena por el texto, da que pensar y transmite realismo.

    ResponderEliminar
  6. Gracias a todos vosotros por vuestra reflexiones. La importancia de conocer y clarificar qué camino, dirección de vida o valor quiero seguir (entendiendo por valor lo que debería llegar a ser mi vida) radica en que me mantendré en la dirección elegida a pesar de las experiencias desagradables que pueda encontrar. Conocer con claridad los valores que deben guiar mis pasos fortalecerá el compromiso contraído conmigo mismo de seguir en una dirección determinada, independientemente de las dificultades que puedan aparecer, y me dará la posibilidad de aceptar el compromiso de actuar en la dirección deseada o elegida. Los valores pueden ser familiares, laborales, personales, sociales, espirituales,...y tener entre ellos su escala de valor. Se entiende que los valores son elegidos, de acuerdo con la historia de cada uno y circunstancias. Así, los valores pueden tener que ver con la realización como persona, la realización profesional, el bienestar y la calidad de vida, las relaciones de compromiso e intimidad, el sentido del deber para con los demás, ser alguien reconocido, etc. Lo importante de otras terapias está en clarificar los valores que pueden y puedan dar sentido (dirección y significado) a la vida de uno. Para nosotros, lo importante está, además de todo lo anterior, en encontrar los valores íntimos y personales desligados de los condicionantes sociales y culturales. Es decir, encontrar la dirección de valor propia y genuina que dará forma y estilo a mi vida independientemente del ámbito de la vida (familiar, laboral, personal, social) en el que me encuentre y de las presiones o modas sociales existentes.

    ResponderEliminar
  7. Es un artículo muy interesante, la frase que más me ha gustado es la de que la vida no es un "jardín de rosas", gracias a Juan José Regadera he conocido la terapia de aceptación y compromiso que la considero muy importante para poder vivir de una forma más autética y real.

    ResponderEliminar
  8. Enhorabuena Juan José,es un texto que transmite mucha sabiduría,ya que hace que veamos a las personas tal y como son;con sus miserias,alegrías,tristezas,preocupaciones...y que pone de manifiesto que la vida no es un "jardín de rosas" como citas,y que el camino a seguir es el fortalecimiento de uno mismo a través de la aceptación sincera de todo lo que somos y lo que conlleva la vida y nuestras circunstancias.
    Tras leer el texto siento una sensación de tranquilidad porque me hace ver que el tener problemas en la vida es algo normal,es algo inherente a la vida misma.

    ResponderEliminar
  9. Quiero compartir con vosotros el correo de una psicóloga de Costa Rica, que me envió un e-mail tras leer mi ensayo ¿Es la psicología la hermana tonta de la filosofía?...Se trata de una persona con una gran inquietud, preocupación por su labor y gran sensibilidad a juzgar por el texto que a continuación os transcribo con autorización de su autora Karen Altamirano

    Un saludo a la distancia,
    Mi nombre es Karen Altamirano, soy de Costa Rica y soy Psicóloga, quiero felicitarlo por lo que ha escrito tan asertivamente de nuestra profesión, en el caso de mi país la salud mental no tiene ningún valor, haciendo mías sus palabras aquí los que estudiamos Psicología lo hacemos por pura vocación, decir soy psicólogo en mi país es considerado por otros un desacierto debido a que Psicología en el imaginario de mi Costa Rica obedece a cierto pensamiento mágico y de adivinación. Nuestra profesión es degradada y nuestros colegas invierten tiempo en disputas de quién sabe más de Psicología?, De cuál es el mejor enfoque terapéutico no para atender a un paciente sino solamente por el simple hecho de que es el que mejor manejo y lo vendo entonces como la PANACEA.
    Son muchísimas luchas las que tiene que dar el psicólogo en mí país, primero consigo mismo y segundo con los pacientes, pero es tanto el EGO que se recitan teorías como versos y se coleccionan libros como años pero no se sale a la calle a poner a nuestra profesión en el lugar que debe estar, inclusive se menosprecia a los pacientes pensando como lo entiendo en su texto que por solo ser psicólogo ya lo sé todo, se ha caído en un intelectualismo tan exacerbado que no hay tal praxis, se rinde honor solo a la medicina y se le da la última palabra a la Psiquiatría. Los ciudadanos de mi país si tienen depresión por citar uno de los tantos trastornos que se padecen la única salida que se promueve es el consumo de fármacos contribuyendo con esto a incrementar el nivel de farmacodependencia pero no se promueve la terapia.
    El Colegio de Psicólogos de Costa Rica incrementó el valor de la terapia individual con un costo de $60 la hora, y los colegiados se promulgan en contra expresando varias opiniones entre ellas:
    • Si no acuden los pacientes a consulta con un precio de ... que si con no acuden pacientes a terapia con ese precio van a tener que cerrar los consultorios,
    • Que nuestra profesión se ha vuelto elitista ($60), perdiendo su lado humanista, porque ahora la Salud Mental está solo al alcance de la clase alta.
    • De que manera entonces no se va a dar la competencia desleal si hay que cobrar tanto.
    Con esas opiniones se evidencia el menosprecio que hay primero entre el mismo gremio con el valor de nuestra profesión, ya que el ciudadano costarricense paga mucho más en cirugías plásticas, gimnasio, salón de belleza, ropa, salidas a comer afuera, paseos a la playa, salidas a bares, y una competencia terrible de quien tiene el mejor auto, el mejor celular, la mejor computadora; mi correo es un desahogo porque al leer lo que usted escribió ha reunido en sus palabras la crisis que vivimos los profesionales de mi país, y he querido contándole esto manifestar la frustración de la cual somos objeto muchos profesionales comprometidos con cambiar esta realidad.
    Agradezco su texto y lo he compartido con amigos como un llamado a la Reflexión.
    Saludos,

    ResponderEliminar
  10. El texto es impresionante, muy certero, concreto y da respuestas clave.
    Un abrazo y enhorabuena !!!

    ResponderEliminar
  11. Dada la rápida evolución y el constante incremento de la praxis psicológica desde los 70 hasta la actualidad, considero necesario que la psicología del siglo XXI defina unos parámetros acordes a su tiempo. Durante estos años, la filosofía ha ido perdiendo terreno en nuestra sociedad hasta quedarse arrinconada en un cajón de la historia, a la par que la psicología se ha convertido en una de las necesidades fundamentales del individuo, que no encuentra sentido a su forma de vida: desarraigo, vacío, soledad, estrés, inútilidad de las propias acciones y sentimientos...
    El ensayo de Juan José Regadera incide en el aspecto multidiscilinar de una ciencia cuyo trabajo se materializa en cada ser humano: el paciente que se bloquea ante las vivencias cotidianas, sufre, y no sabe responder adecuadamente a las mismas. La capacidad de entender por qué una persona genera sentimientos de rabia, tristeza o rencor ante circunstancias cotidianas constituye el pilar de la relación terapeuta-paciente.
    Me parece interesante destacar en este sentido la diferencia que presenta el autor entre el “cómo soy” y el “cómo me gustaría ser” que conforma en mi opinión la base del sufrimiento actual. Las personas de hoy en día vivimos sucesos similares a los que ocurrieron en los años 70 o en otras épocas de la humanidad, pero no poseemos una definición clara de nuestro papel en el mundo. No sabemos elegir las prioridades vitales simplemente porque no las conocemos, ni tampoco identificamos nuestros valores y capacidades. Al no dar respuesta a estos interrogantes, nos dedicamos a fantasear sobre cómo nos gustaría ser y cómo nos gustaría ser vistos, todo ello de acuerdo a unos clichés que la sociedad ha generado, basados en la apariencia, el poder y la superioridad sobre los demás y cuando las expectativas no se cumplen, nos frustramos y fabricamos obsesiones para desviar la atención de lo importante.
    Comparto por tanto la idea de que la psicología ha de tener un carácter multidisciplinar y adecuado a la realidad sociólogica que vivimos, englobando también las nuevas formas de comunicación humanas, que con las nuevas tecnologías acentúan la tendencia hacia la soledad y la parquedad comunicativa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En respuesta a tu reflexiones, Jesus Barrero, deseaba añadir que especialmente, en un momento histórico donde se habla del declive de las humanidades y de las ciencias sociales, en favor de las neurociencias. Fruto de la preponderancia de las ciencias naturales y la organización del mundo de acuerdo con los desarrollos tecnológicos. Soy de la opinión que una mayor formación de los neurocientíficos en humanidades y en ciencias sociales no iría en detrimento de su saber natural, más bien, mejoraría el enfoque técnico de ese saber, si introdujeran conocimientos filosóficos y literarios –tan frecuentemente empleados por nosotros en nuestro trabajo psicoterapéutico-. Por ejemplo, y en esto sigo a Marino Pérez –gran conocedor de estas materias-, los artistas saben más de los asuntos humanos que los neurocientíficos pueden deducir del cerebro. Si estáis interesados en un mejor acercamiento de estas cuestiones, permitirme que os sugiera la lectura de varios libros. El primero de ellos, el de Javier Tirapue (2008): ¿Para qué sirve el cerebro? Manual para principiantes (Bilbao: DBB). Se trata de un libro que combina la que se denomina “las tres culturas”: neurociencias, ciencia psicológica y humanidades (literatura, cultura y humor). Por último, el libro de J. Lehrer (2010): Proust y la neurociencia. Una visión única de ocho artistas fundamentales de la modernidad (Barcelona: Paidos). Este último autor, demuestra que algunos artistas van por delante de lo que la neurociencia pudiera decir del funcionamiento del cerebro. Muchas gracias.

      Eliminar
  12. Enhorabuena por una fundamentación tan clara de la psicoterapia basada en los valores. Mi experiencia personal me dice que la terapia cognitivo-conductual consigue aplacar la ansiedad, pero quizá no profundiza en la raíz existencial de los problemas. Es ahí donde una terapia humanista puede ayudar a devolver a la luz el yo auténtico.

    ResponderEliminar
  13. Me ha gustado mucho, Juan José, como explicas en qué consiste el proceso terapéutico, ya que las personas que no saben nada de psicología o que no han visitado nunca un psicólogo se preguntan que trabajo realiza éste realmente y se tiene la impresión de que lo único que se trata es lo patológico. Como estudiante de psicología me parece una labor imprescindible que el psicólogo salga de la consulta privada para difundir y sensibilizar a la población acerca de los problemas psicológicos actuales. Me gustaría resaltar también la importancia de reconocer que aunque nos creamos seres individualistas, porque así lo promueve la sociedad, somos seres sociales y por ello el paciente no puede ser tratado en ausencia de su contexto social. Por último, quiero quedarme con la idea de ser fieles a nosotros mismos y así, conocer nuestros valores nos permitirá llevar una dirección y un estilo de vida personal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Elena Lorenzo por tus palabras. Me alegra que un estudiante de psicología muestre inquietud e interés, no sólo por los aspectos terapeúticos y psicotalogócos de la labor asistencial, tan necesarios en el proceso psicoterapéutico, sino que además, entienda la importancia del contexto en el que la persona, necesariamente, se encuentra. Un saludo.

      Eliminar
  14. Quiero agradecer las distintas opiniones que sobre el ensayo se han elaborado. Es para mí una satisfacción, que algo escrito de modo tan personal, haya podido interesar a tantas personas. También deseo resaltar el rigor y la seriedad de todos y cada uno de los comentarios expresados en el blog. Estoy realmente sorprendido. Muchas gracias

    ResponderEliminar
  15. Enhorabuena Juan José, me parece un trabajo excepcional, lleno de sensibilidad y esperanza, que puede dar respuesta a mucha gente que va buscando o ha ido buscando a lo largo de su vida, sin encontrar, aquello que le angustiaba, que le impedía realizar su proyecto vital. Animas a la búsqueda de la verdad, nuestra verdad, y no creo que haya nada más gratificante como poder encontrarla. Tu dedicación y constancia hacer ver la gran vocación y amor que pones en tu día a día y en la mejora de tus pacientes. Admiro tu tesón y lucha diaria. Eres un gran ejemplo.

    ResponderEliminar
  16. Resulta esperanzador entender que las circuastancias tanto de hace años como ahora pueden ser adversas o complicadas, comprenderlas y aceptarlas es el ejercicio que nos toca hacer, simpre proyectandonos en mejorar en un futuro, gracias por el mensaje. Enhorabuena por el ensayo y por tu gran tranbajo.

    ResponderEliminar
  17. Hoy día hay muchas personas que necesitan ayuda psicológica y tienen muchos prejuicios para solicitarla . Yo les sugeriría que sacasen 10 minutos de su tiempo y leyesen este ensayo. ¿Qué por qué?. Porque es un texto esclarecedor, cercano, esperanzador y admirable, de, en qué consiste el desarrollo terapéutico ligado al contexto social. Como el entorno y la presencia del otro influyen en el pensamiento, el sentimiento y, por consiguiente, en el comportamiento de la persona hasta el punto de resultarle dificultoso vivir en armonía. Es aquí cuando aparece la psicología como ciencia para dar respuestas, desenmascarar lo que hay detrás de todos los síntomas de malestar que aparecen: ansiedad, obsesiones, desconfianza, miedo... y ahondar en lo más profundo del ser, sin eludir nuestras miserias, reconociéndolas y aceptándolas.

    Al leer esta frase:“el arte de hacer psicoterapia” me lleva a pensar en esta "el arte de vivir" o en esta otra "el arte de la vida". Cual artista da forma a su obra. Somos quienes decidimos como queremos pintarla, relatarla, esculpirla... pero cuando esto se ve truncado debemos buscar la ayuda de un experto para comenzar a dibujarla o retomarla, si la dejamos a medio. Intentar buscar el modo de vivir una vida plena, lo más acorde con nuestros valores, disfrutando de lo que hacemos con libertad. Sí, me temo que resulta difícil, pero quién dijo que fue fácil...

    ResponderEliminar
  18. Un proyecto profesional profundamente pensado y sentido. Con raíces en la historia actual. Consciente del peso de una labor importante, compleja como es el ejercicio de la psicología. Lleno de preguntas estimulantes y de valor para llevarlas acabo en estos tiempos que acontecen.

    ResponderEliminar
  19. En este escrito, tan conmovedor y hondo veo la preocupada mirada de un hombre profundamente conmovido por el futuro del hombre. Preocupado por nuestro devenir, comprometido por un trabajo exquisito y cuidado donde arraigan las virtudes y los problemas de la sociedad. Y como algunos dicen llevando a cabo la única aventura del hombre actual, la investigación.Mi mas profunda admiración.

    ResponderEliminar
  20. Me encanta tu texto, en estos tiempos que corren donde la parte más oscura del ser humano se muestra con toda su virulencia y crueldad, (en tiempos de bonanza la economía tapaba estas vergüenzas) asistimos incrédulos a un mundo donde los poderes fácticos (política, banca, empresarios, etc), los que tiene la capacidad modificar nuestra vida, son personas sin valores o mejor dicho con valores egoístas capaces de cualquier cosa con tal de conservar el poder, por supuesto habrá personas en estos sectores con vocación pero a la vista está que muchos tienen otros “intereses”.

    El que quiera ser político, por poner un ejemplo, es porque tiene vocación de ayuda al ciudadano, quizá tengan que pasar un filtro para que cada persona según sus valores ocupe puestos que por vocación y personalidad se ajusten a ella.

    A los poderes que antes me refería, no les interesa que la psicología avance, les interesan personas neuróticas, para seguir rentabilizando y conservando su poder, una sociedad sana no permitiría las atrocidades sociales que se están cometiendo.
    Habrá llegado el momento que los profesionales de la psicología levante la voz, tiren de la manta y demuestren al mundo como realmente funciona el ser humano. Si queremos mejorar la especie, ser mejoras personas en conjunto, la psicología tiene que jugar un papel principal.

    Me encantaría ver una asignatura de psicología en los colegios, educar a los niños en valores y ensañarles conceptos que maneja la psicología sería un comienzo para tener generaciones más auténticas, más sanas y una sociedad más justa.

    Te felicito Juan Jose por este ensayo y te ánimo a que sigas con tu vocación.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  21. Magnífico ensayo Juan José poniendo de manifiesto como los tiempos actuales cierran el círculo con los de los 70 y a buen seguro con otros más pretéritos. Al igual que reflejan algunas opiniones anteriores me gusta que se traten estos problemas como algo cotidiano que tenemos que sobrellevar lo mejor que podamos y no ocultándolo con autoengaños. También me gusta el punto exacto donde nos tiene que saltar la bombilla esa y reconocer que necesitamos ayuda. Yo me pasé largos años lejos, costándome horrores hacer cualquier cosa y creyendo que algo así formaba parte del "Jardín de Rosas" este en el que vivimos.También me inspiran y motivan las sabias palabrasde Ortega de que la "vida se compone de vocación, circunstancia y azar". Al fin y al cabo las dos últimas no podemos controlarlas y al final todo se reduce a persistir buscando nuestra verdadera vocación en la vida como tú sueles decirnos. Por último quiero hacer referencia al concierto para Bangladesh que bien mencionas y a una canción de George Harrison que me usta mucho porque evoca paz, optimismo y buenas esperanzas: Here comes the sun.

    ResponderEliminar
  22. Ha sido un verdadero placer leerlo, porque transmite esperanza , ánimo y sobre todo normalidad.
    Con lo expuesto nos muestras la ciencia que hay en las humanidades así como el rigor, no se habla de milagros ni de telepatía, sino de posibilidad de cambio y solución de problemas a través de una aceptación de lo que somos como personas individuales que intentan no dejar de serlo al encuadrarnos en el contexto socio-económico y cultural que va cambiando.

    Muestras la psicología como lo que es: una ciencia humanista con la que se pueden conseguir grandes cambios en todos los niveles porque se trata de personas.

    ResponderEliminar
  23. Me ha gustado, Juan José, la forma en la que has ilustrado como ha evolucionado tu forma de hacer psicoterapia. Sobre todo teniendo en cuenta que los comienzos no serían fáciles, debido a la contraria opinión popular.
    Sin embargo el ensayo ha servido para mostrar que con el trabajo y la dedicación has conseguido dar forma a una manera de hacer terapia, creativa y original. Contemplando no solo los aspectos psicológicos, sino la vida en si. Para de esta manera hacer ver al paciente que la vida no es un camino fácil, y que la neurosis se convierte en un escollo que no nos deja manejarnos en el día a día, creando rigideces que no nos permitir decidir.
    Es de agradecer esta labor que trata de encontrar el bienestar personal a través de la aceptación de la realidad y no a través de terapias ligeras dedicadas a atenuar los síntomas.
    Enhorabuena por la aportación.

    ResponderEliminar
  24. Enhorabuena Juan José por un texto tan sincero y comprometido con el que nos invitas, a mi modo de ver, a hacernos cargo de nuestras propias vidas dentro del contexto social en el que inevitablemente nos encontramos, sin excusarnos con signos físicos aparentes y autoengaños, con el propósito de poder desarrollar nuestra verdadera vocación, teniendo siempre presente las circunstancias que nos rodean y el azar, ambos factores que no podemos desatender y que escapan a nuestra ilusión de control.
    Agradecerte, por otro lado, tu cercanía en el escrito. Te leo igual que te escucho, en sesión individual y grupal; con la misma seriedad arropada con gestos cercanos y expresiones suaves que convierten lo más difícil de escuchar en algo fácil de digerir.
    Gracias por tu ayuda y mucho ánimo!.

    ResponderEliminar
  25. Me han motivado las palabras de tu texto para continuar tal y como mencionas, en la ilusionante a la vez que dificil tarea de desenmascar mis verdaderas preocupaciones, enfrentarme a mis verdades existenciales, fotalecer mi yo en “las duras y en las maduras”, mejorar mi flexibilidad y un conocimiento de mi mismo que me permita tomar decisiones y resolver los problemas de la vida diaria..., en esta circustancia, providencia, lugar y tiempo que me ha tocado vivir.

    ResponderEliminar
  26. Gracias por tus palabras llenas de fuerza, inteligencia y visión de futuro. Me tocó vivir esta vida, con mis genes, mi cultura, mis rizos, mis miedos y mis contradicciones. Ahora sólo necesito aprender a vivir en este mundo y que levante la mano quíen lo haga sin problemas. En este texto encuentro verdad, que es lo que más ansío.

    ResponderEliminar
  27. Tras leer el texto, siento una tranquilidad, digamos, existencial. Tiene mucho sentido la relación del mundo que nos rodea con nuestra estabilidad mental y, en muchos casos, la ayuda que necesitamos es la de alguien que nos enseñe a vivir dentro de él. La sociedad neurótica posiblemente esté en plena ebullición a principios de siglo, y, dado que la vida y el mundo gira por ciclos, el bullicio siempre desencadena una reflexión y calma, para, luego, volver de nuevo al bullicio.
    Enhorabuena por el texto, da que pensar y transmite realismo.

    ResponderEliminar
  28. Enhorabuena Juan José por contribuir con tu esfuerzo a engrandecer la psicología. Efectivamente contar otras disciplinas engrandece esta ciencia tan importante y tan necesaria. Pero sobre todo ubicar a la persona en el mundo que le ha tocado vivir. Huyendo del autoengaño en el que se cae para huir de la realidad. La sociedad en cada momento determina el comportamiento de las personas y así se las puede comprender y, a partir de ahí, quién sabe, quizá crear un mundo mejor... Realidad y persona. Consciente e inconsciente. los cuatro aspectos sobre los que nos sostenemos pero que no por eso son menos endebles. Gracias por ayudarnos a hacerlos fuertes! Muchas gracias por todo!

    ResponderEliminar
  29. Me ha gustado mucho, Juan José, como explicas en qué consiste el proceso terapéutico, ya que las personas que no saben nada de psicología o que no han visitado nunca un psicólogo se preguntan que trabajo realiza éste realmente y se tiene la impresión de que lo único que se trata es lo patológico. Como estudiante de psicología me parece una labor imprescindible que el psicólogo salga de la consulta privada para difundir y sensibilizar a la población acerca de los problemas psicológicos actuales. Me gustaría resaltar también la importancia de reconocer que aunque nos creamos seres individualistas, porque así lo promueve la sociedad, somos seres sociales y por ello el paciente no puede ser tratado en ausencia de su contexto social. Por último, quiero quedarme con la idea de ser fieles a nosotros mismos y así, conocer nuestros valores nos permitirá llevar una dirección y un estilo de vida personal.

    ResponderEliminar
  30. Gracias Juan José por compartir con nosotros tu visión de la psicología, del ser humano en el contexto histórico, cultural, social y económico, el hombre y sus cirscunstancias.

    Sócrates, tras ser juzgado, les pidió a los griegos que hicieran con sus hijos lo mismo que él había hecho con ellos años atrás, exhortar a sus hijos, importunarles para que se hagan preguntas y no caigan en engaños. Sin duda el trabajo que realizas es valiente y arriesgado, al no prometer “jardines de rosas” , y sí, animarnos a no sentir miedo de reconocer las “desdichas ordinarias que constituyen la vida”, como la inscripción del templo de Delfos: “Conócete a ti mismo”.

    Enhorabuena por tu exposición y coherencia profesional demostrable por los datos biográficos que aportas desde el primer acercamiento que tuviste a la psicología en la Facultad de Filosofía, es indudable tu amor a la sabiduría.

    ResponderEliminar
  31. Me encanta tu texto, en estos tiempos que corren donde la parte más oscura del ser humano se muestra con toda su virulencia y crueldad, (en tiempos de bonanza la economía tapaba estas vergüenzas) asistimos incrédulos a un mundo donde los poderes fácticos (política, banca, empresarios, etc), los que tiene la capacidad modificar nuestra vida, son personas sin valores o mejor dicho con valores egoístas capaces de cualquier cosa con tal de conservar el poder, por supuesto habrá personas en estos sectores con vocación pero a la vista está que muchos tienen otros “intereses”.

    El que quiera ser político, por poner un ejemplo, es porque tiene vocación de ayuda al ciudadano, quizá tengan que pasar un filtro para que cada persona según sus valores ocupe puestos que por vocación y personalidad se ajusten a ella.

    A los poderes que antes me refería, no les interesa que la psicología avance, les interesan personas neuróticas, para seguir rentabilizando y conservando su poder, una sociedad sana no permitiría las atrocidades sociales que se están cometiendo.
    Habrá llegado el momento que los profesionales de la psicología levante la voz, tiren de la manta y demuestren al mundo como realmente funciona el ser humano. Si queremos mejorar la especie, ser mejoras personas en conjunto, la psicología tiene que jugar un papel principal.

    Me encantaría ver una asignatura de psicología en los colegios, educar a los niños en valores y ensañarles conceptos que maneja la psicología sería un comienzo para tener generaciones más auténticas, más sanas y una sociedad más justa.

    Te felicito Juan Jose por este ensayo y te ánimo a que sigas con tu vocación.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  32. Me parece que este ensayo escrito por el Dr. Juan José es muy interesante, completo y valiente. Gracias al ensayo entiendo mejor qué es un psicólogo y su labor. Mucha gente ni en los años 70 ni ahora reconocer el valor y trabajo que hace un psicólogo y este texto es esclarecedor para ello.
    Me gusta que utilice la música, la literatura y el cine para ponernos en el contexto de los años 70. Pienso que es verdad que tenemos que empezar a tratar nuestros problemas como algo cotidiano y que la vida no es un jardín de rosas.
    Considero que este texto es muy acertado al hablarnos del autoengaño y lo que esto nos provoca una disarmonia entre como soy y como me gustaría ser.
    Mi más sincera enhorabuena al autor por escribir este ensayo.

    Y para terminar una consulta: ¿Podrías explicar que es la epigenética?


    ResponderEliminar
  33. Un artículo muy interesante me gusta que haya contextualizado su momento histórico para poder entender mejor todo lo que ha ocurrido y está ocurriendo.
    Después de leer este ensayo para nada pienso que la psicología sea una ciencia conservadora y pienso que en realidad la profesora que consideraba la psicología como la hermana tonta de la filosofía, lo que tenía era miedo, un miedo a lo desconocido y por tanto al no conocer desvirtuaba la importancia que podía llegar a tener la psicología. Ahora cuarenta años después yo creo que la psicología está en todas partes.

    ResponderEliminar
  34. Me dice me hija, que también es psicóloga, que las terapias de aceptación y compromiso es una terapia de tercera generación es decir que la psicología tiene ya una trayectoria histórica y científica a pesar de ser la psicología una ciencia que lleva pocos años impartiéndose en las facultades.
    Me siento identificado con el final del artículo porque yo en mi trabajo utilizo el arte como medio de atraer a mis clientes. Considero que todos los oficios tienen que ser interdisciplinares no puede uno quedarse con una única vertiente... Enhorabuena por este artículo que me ha hecho reflexionar.

    ResponderEliminar
  35. Impecable,esclarecedor y muy interesante.A través de tus palabras entiendo mejor el porqué de la psicología,su sentido y finalidad.
    Enhorabuena!!!

    ResponderEliminar
  36. Quiero felicitar al autor del texto porque la información facilitada es muy importante y está muy bien planteada. La vida nunca será un jardín de rosas, es bueno que esto lo tengamos presente.

    ResponderEliminar
  37. Me han motivado las palabras de tu texto para continuar tal y como mencionas, en la ilusionante a la vez que difícil tarea de desenmascar mis verdaderas preocupaciones, enfrentarme a mis verdades existenciales, fotalecer mi yo en “las duras y en las maduras”, mejorar mi flexibilidad y un conocimiento de mi mismo que me permita tomar decisiones y resolver los problemas de la vida diaria..., en esta circunstancia, providencia, lugar y tiempo que me ha tocado vivir.

    ResponderEliminar
  38. En este artículo se nombra la película de Alguien voló sobre el nido del cuco que es una de mis preferidas por el dramatismo que encierra. En la vida somos como en ese psiquiátrico hay gente que nos quiere controlar y decirnos que nos tiene que gustar y que no. A mi también me encantó el Concierto para Bangladesh y no sabía que fue el primer concierto benéfico de la historia.

    ResponderEliminar
  39. • 4.1121 La psicología no se encuentra más íntimamente relacionada con la filosofía que cualquier otra ciencia natural. La teoría del conocimiento es la filosofía de la psicología.
    - Tractatus logico-philosophicus., L. Wittgenstein

    ResponderEliminar
  40. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar