domingo, 14 de abril de 2013

¿DESEAS MEJORAR TU VIDA SEXUAL?

Deseando Amar. Film de Wong Kar-Wai (2000)
Nieves Martínez Hidalgo
Psicóloga Clínica
Psicoterapeuta
















Si crees que tu vida sexual, en pareja o en solitario, es menos gratificante de lo que debiera o piensas que te gustaría introducir cambios para enriquecerla, quizás te interese continuar leyendo.
Son varios los factores a tener en cuenta para poder disfrutar de una satisfactoria vida sexual.

En primer lugar, no olvides que una buena relación sexual comienza cuando todavía llevas la ropa puesta. 

El deseo sexual y la complicidad en la pareja dependen no sólo de la atmósfera que reine en el dormitorio, sino del clima preexistente a lo largo de la semana fuera de la cama. Cuando se habla del hecho de "crear ambiente" no se hace referencia a poner música romántica y encender un par o cientos de velas, sino  a la calidad de esa intimidad física y psíquica existente en las relaciones de convivencia. 



Comprenderse, apoyarse, ser solidario
con tu pareja enriquece tu vida sexual.
Foto de Robert Doisneau
El afecto, expresado en palabras o en gestos, la comunicación, la confianza, la libertad, el respeto, la comprensión, la empatía, la solidaridad, son factores muy importantes a la hora de favorecer la presencia de ese deseo sexual. 

















     Descubre tus zonas erógenas.
Foto de Christofer Tovo.

No hay expertos, ni adivinos en el arte de amar
La autoexploración, el conocimiento de uno mismo, descubrir las zonas más sensibles de tu piel mejorará tus encuentros amorosos. Dedicar un tiempo a pensar en ti mismo como un ser sexual es mejor que caer en concebir la sexualidad como un hecho aislado que surge en tu cuerpo o en tu mente con una determinada frecuencia. La sexualidad forma parte de nosotros, somos seres sexuales. 










Conocerse y confiar en uno mismo son factores clave para poder disfrutar de los encuentros sexuales. Al sentirte atractiva o atractivo, que gustas y eres capaz de seducir y generar en los demás el deseo de estar junto a ti, descubrirás nuevos sentimientos y sensaciones de los que, hasta ese momento, no habías podido gozar. Es importante que te imagines así, que disfrutes realmente de ti, de esa bella autoimagen que guardas en tu interior y que los demás perciben desde el exterior. Desarrolla tu imaginación erótica y potencia tus fantasías y deseos. Leer cómics, relatos o novelas eróticas, ver fotografías o películas que contengan imágenes voluptuosas es, en nuestra sociedad, algo muy común entre los hombres, y que hay que favorecer  y normalizar entre las mujeres.






Sentirnos atractivos, sentir que provocamos el deseo en los demás, es algo vital y depende sólo de nosotros, es un trabajo individual e íntimo. 
Cada persona es responsable de su goce sexual y sensual. Estos juegos en solitario facilitan la comunicación con tu pareja. Hay que hablar sobre el erotismo, sobre la sexualidad, sobre aquello que nos gusta o nos disgusta, sacar a la luz nuestras fantasías eróticas, que son uno de los mejores afrodisíacos que se conocen. 



Fantasía. Escena de Belle de Jour. Film de Luis Buñuel (1967)

Importante también y por todos conocido el hecho de que tenemos que evitar caer en la rutina, jugando con la imaginación, desarrollando las fantasías, introduciendo alguna novedad, saliendo del dormitorio, de la casa, leyendo relatos voluptuosos, introduciendo el uso de juguetes eróticos.Todo ello favorecerá el aumento del placer y el sentimiento de plenitud en las relaciones sexuales.



Las fantasías, el pensar en tí como ser sexual,
atractivo para los demás, potencia tu deseo.
Fotografía de Mario Sorrenti


Escuchar a tu pareja, sus quejas, sus  dificultades o problemas dentro y fuera de la cama harán de  ti un compañero especial.
Si surgen problemas sexuales que no puedes solucionar, no dudes en consultar con un psicólogo, pues un abordaje terapeútico precoz proporcionará una solución  mucho más sencilla y rápida y no creará secuelas en tu vida sexual,  en la relación de pareja,  en tu autoestima  o seguridad personal. Son muchas las personas que piensan que el problema se solucionará solo, o con el paso del tiempo. El sentimiento de orgullo o vergüenza les impide solicitar ayuda. Adoptan una actitud pasiva que exaspera a su pareja, que, muy posiblemente, en un principio, le comprendía, le consolaba o incluso intentaba minimizar la presencia de esta dificultad. Sin embargo, con el transcurrir de los meses y los años, cuando esta persona se da cuenta de que su compañero no va a poner remedio a lo que a ambos preocupa y entorpece la armonía de la relación, se desilusiona, sufre una gran decepción, pues interpreta esta falta de iniciativa como una muestra de ausencia de interés en mejorar sus contactos amorosos.
Por ello, si te quieres, amas a tu pareja, y te encuentras ante dificultades en tu vida sexual, consulta con tu psicólogo, no lo dejes pasar.







Cattell Psicólogos en Murcia

4 comentarios:

  1. Me ha gustado mucho, Nieves, con la sencillez y la claridad con la que has escrito este texto. Gracias por guiarnos en este tema tan importante e inherente al ser humano. Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Me alegro. Escribiendo aprendo a expresarme, a conocer mejor mis emociones y mis sentimientos. Si a ello le añadimos el ingrediente de que puede llegar a ser interesante y de utilidad para los demás, me hace sentir muy bien. Gracias por tus comentarios. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Hola Nieves me llamo Cristina. Soy asesora de La Maleta Roja me ha gustado mucho cuando dices que hay que favorecer y normalizar entre las mujeres lo que es más común entre los hombres el echo de ver peliculas, fotografías, comic, etc que contengan imágenes voluptuosas. y esta frase me encanta: "Cada persona es responsable de su goce sexual y sensual. Estos juegos en solitario facilitan la comunicación con tu pareja." No veas como me cuesta muchas veces cuando comento esto en mis reuniones con mujeres o las caras raras que me sigo encontrando, cuando les digo que tienen que conocerse.

    ResponderEliminar
  4. Hola Cristina!
    Muy estimulantes tus palabras, muchas gracias por leer este blog y comentar Compartir con los demás nuestros conocimientos y desconocimientos, nuestras inquietudes, preguntas, deseos, dudas, es de las cosas que más feliz me hacen.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar