lunes, 22 de abril de 2013

LOS BENEFICIOS DE PRACTICAR LA RELAJACIÓN

Fotografía Marisa Gabriel



I Premio AlegratuMente Cattell
Día Mundial de la Salud Mental
10 de Octubre de 2012

Sandra Huertas


















Con estas palabras quería dar las gracias al equipo de la Clínica Cattell Psicólogos por concederme, el pasado 27 de octubre de 2012, el primer premio del Concurso de Fotografía "AlegratuMente Cattell" celebrado con motivo del día mundial de la salud mental. También, acercaros a todos a mi primer y grato contacto con la relajación, de la mano de la Dra. Mª Nieves Martínez-Hidalgo, psicóloga especialista en psicología clínica. 


En mi opinión, la mejor parte de ese primer premio es que me ofrecía la oportunidad de conocerme un poquito más. ¡Un curso de relajación completo! ¡Qué ilusión!

Cuando Mª Nieves me dijo de iniciarlo, le contesté inmediatamente que sí, aunque dos segundos después, pensé: ¡Madre mía, con la Navidad de por medio! ¿Seré capaz de cumplirlo al pie de la letra? El caso es que una semana después quedamos en su consulta, me enseñó las directrices a seguir y nos pusimos manos a la obra. 

El curso se desarrollaría en varias semanas, yo tendría que realizar los ejercicios de relajación en casa tres veces al día y tomar nota de las sensaciones obtenidas en un cuestionario.


Foto: MN.Hidalgo
Durante la primera semana trabajamos los brazos, durante la segunda, las piernas, la tercera los músculos de la espalda, cara y cuello. A lo largo de las dos siguientes semanas, el ejercicio se centraba en conseguir la relajación completa, mejorando el tiempo. Logré hacerlo en segundos, con la auto-instrucción: "¡Sandra, relájate!"

Al principio pensaba que estaba a años luz de conseguirlo, pues, desde siempre, el simple ruido de una mosca me molesta y me impide la concentración. Le pregunté a Mª Nieves si podía realizar los ejercicios con tapones en los oídos para concentrarme mejor, pero me contestó que el ejercicio había que realizarlo en las condiciones más naturales y reales posibles, ya que al final del entrenamiento, debería ser capaz de relajarme en medio de una calle llena de coches, en mitad de un conflicto familiar, es decir, en cualquier situación de la vida real y en estas circunstancias no solemos llevar tapones.

Al principio, la realización de los ejercicios de relajación constituía una  tediosa obligación: buscar la silla idónea, el momento del día y en qué lugares hacerla... Conforme iban pasando las semanas empecé a interiorizar este entrenamiento, convirtiéndose en una costumbre muy agradable y siendo consciente de los niveles de tensión que cada parte de mi cuerpo experimentaba a lo largo del día.

Foto: MN.Hidalgo
Las sesiones con el CD eran sencillas y muy placenteras, solo tenía que dejarme llevar por la voz de Mª Nieves, de esta forma siempre alcancé una profunda concentración y una agradable sensación de paz.
Había otra parte en la que debía estar doblemente atenta, ahora era yo la que elegía las palabras idóneas, teniendo como modelo las sesiones seguidas con el CD. Debo decir, que según el nivel de tensión que tuviese conseguía un grado mayor o menor de relajación. Al comenzar la segunda semana  de entrenamiento ya era lo suficientemente hábil con la técnica.


Foto: MN.Hidalgo
Era frecuente apreciar sensaciones peso, calor, hormigueo en brazos y piernas, sentir que flotaba... Descenso del ritmo cardiaco y respiratorio, calor en el plexo solar y frescor en la frente. Estas son señales positivas; estaba dejando que las cosas ocurriesen , dejándome llevar por el proceso.

La práctica diaria de la relajación genera diversos beneficios, mejora el estado de salud mental y física, de la circulación, de la digestión. Disminuye la presión cardíaca, los espasmos gástricos, la ansiedad. Libera tensiones y contracturas musculares,  estabiliza las funcion respiratoria, incrementa la capacidad creativa. Aumenta la capacidad de concentración, la memoria y la oxigenación cerebral.  Mejora la calidad del sueño y la capacidad de recordar datos, entre otras...

Actualmente puedo decir que la relajación me ha ayudado a enfrentarme a problemas que generan ansiedad y estrés, estableciendo en el organismo una sensación de paz y tranquilidad, así como mejorar la concentración en el estudio y el control de la tensión al conducir.

Un abrazo,
Sandra Huertas





Cattell Psicólogos en Murcia
#Hazloporti

2 comentarios:

  1. Gracias, Sandra,por compartir tu experiencia con todos nosotros.
    Nacemos con la capacidad de relajarnos y crecemos olvidándonos de ella, estresándonos. Cuando nos damos cuenta de lo mal que vivimos es el momento de aprender a relajarnos, de aprender a vivir mejor, con mayor serenidad, viviendo el momento, concentrándonos en el aquí y el ahora; valorando lo importante que normalmente es aquello de lo que nos olvidamos, el amor, la amistad, la cordialidad.
    Un abrazo para ti.

    ResponderEliminar
  2. De nada, Nieves. Gracias a tí, por todo. Me ha gustado compartir esta experiencia contigo y sentir ese cariño y esa serenidad que te caracteriza. Más abrazos.

    ResponderEliminar