viernes, 17 de mayo de 2013

DETRÁS DE UN GRAN O PEQUEÑO CEREBRO, SIEMPRE HAY UN GRAN SER HUMANO

Mª Nieves Martínez Hidalgo. Psicóloga Clínica
Nieves Martínez Hidalgo
Psicóloga Clínica
Psicoterapeuta











Acabo de leer un artículo de investigación científica en el que se concluye que: El "reloj corporal", o ciclo circadiano, que regula el funcionamiento de cada célula podría estar alterado en las personas con depresión. Sin embargo, me resisto a considerar que toda conducta humana esté regida exclusivamente por el cerebro, porque, desde ese punto de vista, ¿dónde queda la libertad humana para decidir, de qué nos sirven las experiencias, y nuestra capacidad para reflexionar y aprender? 

Ciertamente, cuando una persona sufre depresión puede ver alterados sus ritmos de sueño y alimentación como se explica en el citado artículo, pero no más que cuando padece amigdalitis, fiebre o cualquier otra enfermedad corporal. Un factor que aparece alterado en una persona deprimida y que si es altamente significativo, es su forma de ver el mundo, de verse a sí misma y su futuro. Predomina en ella el pesimismo y una actitud negativa, generalmente porque no acepta o se siente incapaz de afrontar las circunstancias vitales por las que está atravesando. Seguro que existen motivos suficientes para estar sufriendo. No obstante, hay que plantar cara a la depresión, pues puede convertirse en nuestro peor enemigo. 

Lo que caracteriza a una persona con depresión es que sitúa su locus de control en el exterior y cree que no puede hacer nada para solucionar su situación, siente que ha perdido el control de su vida. Sin embargo, situando la posibilidad de cambio como un recurso que se halla en nuestro interior, con nuestro esfuerzo y habilidades, contamos con muchas más probabilidades de poner fin a nuestros problemas. E, incluso, cuando creemos que no podemos o que ya hemos hecho todo lo posible, todavía queda algo más en nuestras manos: adoptar otra actitud con la que afrontar dicho conflicto. Coger las riendas de tu vida es lo que en psicología conocemos como locus de control interno. Somos nosotros mismos los que tenemos el poder de cambiar el curso de nuestra vida y dirigirnos hacia nuevas rutas de vuelo que nos relajen, reconforten, oxigenen y amplíen horizontes. El tiempo por sí solo no cura nada. Somos nosotros, con nuestra actitud, los únicos que podemos modificar el curso de nuestras vidas.




Detrás de un gran o pequeño cerebro, siempre hay un gran ser humano



Y, continuando con el tema de la mayor o menor importancia de la biología o la genética (herencia o natura) frente a la psicología (aprendizaje o cultura) con respecto a los estados de ánimo, los sentimientos, ideas o comportamientos, es interesante tener presente que lo que verdaderamente cuenta es la voluntad o esencia del ser humano. Todos conocemos a personas que, pese a no disponer de altas capacidades físicas y/o intelectuales, han conseguido alcanzar sus metas. 

El sentimiento de valía, de autoestima y realización personal no procede de un cuerpo bonito o musculoso, ni de una inteligencia o unas aptitudes excepcionales. Este sentimiento de autorrealización procede más bien de ser uno mismo, de creer en uno, de potenciar sus facultades, de afrontar los obstáculos con voluntad, persistencia y optimismo. Detrás de un gran o pequeño cerebro, siempre hay un gran ser humano. Somos biología, sí, pero también psicología, ambiente, somos seres biopsicosociales en constante movimiento, en constante interacción; con nuestras ideas, emociones y conductas influimos sobre el ambiente, sobre los demás y sobre nosotros mismos. El ambiente, la sociedad, nuestras relaciones sociales y familiares influyen en nuestro cuerpo, en nuestra vida, en nuestra forma de pensar.



Detrás de un gran o pequeño cerebro, siempre hay un gran ser humano





Para saber más:

Curiosamente, en la revista del colegio oficial de psicólogos que he recibido hoy,  aparece una  noticia bastante interesante -dado que no existe precedente alguno de otro acontecimiento similar- en la que podemos leer que la División de Psicología Clínica de la Asociación Británica de Psicología (British Psychological Society- BPS) hizo pública, el pasado 13 de mayo de 2013, la Declaración de Posicionamiento sobre la clasificación de la conducta y la experiencia en relación con los diagnósticos psiquiátricos funcionales, mostrando su oposición al modelo biomédico para la comprensión de los trastornos mentales. 

En dicho comunicado, la BPS realiza un llamamiento internacional para el abandono definitivo del modelo de "enfermedad y diagnóstico" en salud mental, ya que existen pruebas concluyentes de que el sufrimiento humano es el resultado de una compleja combinación de factores psicológicos y  sociales e insta a estrechar la colaboración entre los usuarios y profesionales sanitarios para elaborar un sistema de evaluación y tratamiento que tenga en cuenta el origen biopsicosocial del sufrimiento humano. Esta es una acción valiente y sin precedentes para un colegio profesional.

Se hace necesario, por tanto, un cambio de paradigma en relación con la evaluación y diagnóstico de las personas que solicitan ayuda psicológica o psiquiátrica, en el que se favorezca un enfoque multifactorial que contextualice el malestar y la conducta y que reconozca la complejidad de las interacciones implicadas en la experiencia humana, por supuesto sin negar el papel de la biología.



Sigue el efecto ¡Soy como Tu!
1ª Campaña de Sensibilización Salud Mental. #contraelestigma. Cattell Psicólogos



Gracias a todos por participar en este espacio de encuentro virtual.

Abrazos y sonrisas.
Nieves Martinez Hidalgo
www.cattell-psicologos.com
#hazloporti
www.fundacioncattellpsicologos.org
#Hazlo por los demás, hazlo por ti

5 comentarios:

  1. Puede resultar difícil en ocasiones, creer que al final todo depende de nuestra actitud, voluntad y optimismo, entre otras cosas, porque eso deposita toda la responsabilidad en nosotros mismos o porque nos hemos quedado fijados en esos aspectos externos que no podemos cambiar y que parecen las causas de todos nuestros malestares. Si realmente fuéramos conscientes de esta premisa, todo empieza y acaba en nosotros mismos, las situaciones a las que tuviéramos que enfrentarnos cambiaran totalmente.

    ResponderEliminar
  2. Un artículo, sin duda, muy inspirador. Con tanto poner la mirada en la genética, la biología, la química, la cuántica, etc perdemos el norte y olvidamos que es nuestra actitud el medio que tenemos para llegar a donde queramos. Son la voluntad, el optimismo y la persistencia los valores que se nos debe enseñar a cultivar para poder cuidar nuestro jardín personal y que así los frutos y las flores muestren su belleza. En mi caso, son el primero y el tercero los que más interiormente llevo codificados ya que me los grabaron a fuego desde muy crío. Sin embargo, también me inculcaron el pesimismo, el ver el vaso medio vacío, que, como las aguas salobres, marchita el jardín que con tanto esfuerzo y cuidado siempre he tratado de cultivar. Suerte que dí con un buen maestro jardinero que me descubrió los pozos de agua dulce y el abono natural. Desde entonces el jardín luce mejor. Pero con una belleza imperfecta, se ve que algunas semillas no eran las mejores. Sin embargo, al abrazar el agua dulce han ido saliendo adelante y dan flores, quizás no las más bellas pero con mucho color y un agradable perfume. También crece alguna mala hierba en mi jardín. Esas son más difíciles de tratar. Hay que tener cuidado al arrancarlas porque te puedes llevar alguna de las plantas que con tanto esfuerzo intentas sacar adelante. Es por ello una labor de paciencia y cariño. Ay que ver cuánto se parece la jardinería a la vida eh! Un abrazo y muchas gracias por el artículo.

    ResponderEliminar
  3. Un artículo muy positivo, con el que estoy de acuerdo porque hay que tener voluntad para que las cosas salgan como nosotros queremos o por lo menos luchar por lo que se desea. Que habla del esfuerzo y el trabajo para conseguir lo que queremos. Del artículo también destacaría que nos informa de lo que podemos llamar la segunda parte: la actitud ante la vida, cuando las cosas van mal te puedes rendir o decidir tener una actitud positiva ante los problemas o enfermedades que tengamos. Somos biología pero también somos psicología.

    ResponderEliminar
  4. Totalmente de acuerdo con que nosotros somos los que llevamos las riendas de nuestras vidas, mas allá de la parte biológica.

    ResponderEliminar
  5. Completamente de acuerdo con el origen social y psicológico del sufrimiento humano que compartes con nosotros Nieves.
    No estamos solos, menos mal!, y, por ello, nos relacionamos. La forma de hacerlo condiciona, consecuentemente, nuestra forma de estar, de sentir y de vivir. Es nuestra conducta, pienso yo, la que nos lleva a acercarnos a otros o, por el contrario, a aislarnos y separarnos de los demás, con el sufrimiento y la angustia que ello conlleva. Por ello, pienso que en nuestras manos está el cambiar el rumbo de nuestras vidas aprendiendo a manejar nuestras conductas, y es aquí donde algunos necesitamos de ayuda profesional, la de un psicólogo, que nos ayude a comprender aquellas que nos conducen al sufrimiento y a la falta de control, y nos motive para cambio.
    No conozco ningún medicamento que sea capaz de sustituir el esfuerzo, la voluntad y la confianza que, a mi parecer, requiere cualquier cambio, por pequeño que este sea. Es nuestra responsabilidad y esta en nuestras manos el poder llevarlo a cabo.
    Muchas gracias por tu artículo. Un beso

    ResponderEliminar