miércoles, 9 de octubre de 2013

ENVEJECER CRECIENDO

salud mental y vejez
Salud Mental y Vejez

Nieves Martínez Hidalgo
psicóloga clínica
psicoterapeuta

















No hace tantos años que la jubilación marcaba la entrada en una etapa de "declive" tanto respecto a la salud como a la vida familiar y social. 

En la actualidad, la jubilación establece, tanto a nivel individual como social, un punto de inflexión en el ciclo vital de las personas, en el que se cuenta con un tiempo y una energía que antes se dedicaba al trabajo. 

Sin embargo, cuando llega la jubilación, se pierde una función social en la que reconocerse y desde la que relacionarse. Se ingresa en un nuevo escenario que genera incertidumbre y debido a estos cambios uno puede sentirse raro, percibirse distinto y pueden surgir dificultades en sus relaciones con los demás (pareja, amigos, vecinos, ex-compañeros de trabajo).


La jubilación, por sí misma, no tiene por qué suponer un factor de riesgo para la salud de las personas. La concepción de la vida como un proceso que crece hasta el momento en que comienza a decrecer con la llegada de la vejez, sólo corresponde a la visión del hombre como máquina. 

Si entendemos la vida como biografía, su progresión es lineal. La vida es siempre proyecto de futuro y este proyecto existe en las personas que se han jubilado. 

la vida siempre proyecto de futuro
La vida es siempre proyecto de futuro


Estos son los cinco pilares para mantener una buena salud mental cuando nos hacemos mayores:
Proyectos y MetasNo hay limitaciones de edad para las actividades creativas del ser humano y seguir teniendo un proyecto es vital.

Expectativas Realistas: Muy importante para conseguir una buena adaptación a la jubilación es fomentar el desarrollo de expectativas realistas, que se puedan llevar a cabo, dadas las circunstancias particulares de cada uno. 

Actitud Positiva: Las actitudes y el modo en que son percibidas las nuevas situaciones que hay que afrontar ejercen una mayor influencia en la calidad de vida que los cambios en sí mismos.

Postura Activa: Implicarse en actividades, desarrollar facetas de la persona, a las que, en otros momentos de la vida, no se ha podido dedicar tiempo.

Establecer lazos afectivos: Buscar nuevas relaciones sociales y mantener las ya existentes.

Por ello, mantener una actitud positiva, realista, activa ante esta nueva etapa, implicándose en nuevos quehaceres, descubriendo y desarrollando nuevas facetas de la persona, estableciendo nuevos lazos afectivos, fortaleciendo los ya existentes, sintiéndose útiles a la sociedad, aportando sus conocimientos a los jóvenes, compartiendo sus experiencias o habilidades con personas que lo necesiten o que tengan sus mismas inquietudes son factores que potenciarán y favorecerán una buena entrada en el proceso natural de envejecimiento.


Cattell Psicólogos en Murcia
el arte de hacer psicoterapia
Te invitamos a participar en el II Concurso de Fotografía Alegratumente Cattell que hemos organizado con motivo del día mundial de la salud mental que este año se dedica a "salud mental y vejez". Entra pinchando en el enlace que aparece más abajo. Participar es fácil y divertido, pues las fotos se publican en nuestra página de facebook conforme las vamos recibiendo y entre todos se votan, pinchando en "me gusta" y escribiendo vuestros comentarios.





3 comentarios:

  1. Me quedan unos 30 años para jubilarme y para que nos entendamos,no sé si llegare o cómo, pero lo que si sé es que los mayores me causan curiosidad y admiración, me apaciguan, me enternecen. También he visto a algún abuelo en un banco sentado y me han entrado ganas de llorar, pero me he quedado sin palabras al subir una montaña y encontrarme en la cima a un grupo de mayores riendo sin parar. Creo, pero igual me confundo, que el haber llevado una vida con sentido y real ayudará a poder estar en paz con uno mismo y gozar de la etapa final de la vida. Me parece que nos hemos olvidado de los mayores, con el gusto que da rodearse de ellos y oirles! Como ya no tengo mayores cerca aprovecho la panadería, correos...la calle, para tener ese contacto que me serena tanto.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por tu comentario. Siempre podemos aprender de las personas mayores, incluso contagiarnos de su vitalidad. Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Muy bien por tu artículo, Nieves.
    Pienso, como Paloma, que, al menos en occidente, nos olvidamos bastante de los mayores; y ello no es de recibo, no sólo desde un punto de vista ético, que también y sobre todo, sino incluso desde el punto de vista pragmático, aprovechar ese capital humano, con fines sociales, familiares y culturales.
    Quizá aquí habría que aprender algo de los chinos, ya que, en el trabajo, pues como que no.....

    ResponderEliminar