lunes, 17 de febrero de 2014

COMO AGUA PARA CHOCOLATE

Basada en el libro homónimo
de Laura Esquivel
Una película de Alfonso Arau                  

Sinopsis:



Historia de amor y gastronomía en México a principios del siglo XX. Dos jóvenes locamente enamorados, Tita, (Lumi Cavazos) y Pedro (Marco Leonardi), Tienen que renunciar a su amor porque mamá Elena (Regina Torne) decide que Tita, por ser la menor de sus hijas, debe quedarse soltera para cuidarla en su vejez entre los olores y sabores de la cocina tradicional mexicana.Tita sufrirá durante muchos años por un amor que durará más allá del tiempo. (Filmaffinity) 

Escenas Comentadas
Ruth Roca
Miguel Angel Hernández


Como si se tratase de una matrioska rusa, en el interior de esta película se alberga una revolución. De un lado, los “villistas”, simbolizados por Tita y, de otro lado, la dictadura de Porfirio Díaz, cuyo paradigma sería Mamá Elena.

La cocina representa para Tita la libertad, y es a través del arte culinario su gran pasión y su sentido de vida, cómo Tita logra comunicar y transmitir de forma metafórica sus sentimientos. Tanto es así, que sus platos provocan en los comensales, sensaciones y efectos incontrolables.

Porque Tita elabora sus recetas con amor, el amor a los fogones, que hace a su vez de catalizador de todas sus frustraciones, para así poder mantener la cordura, que en innumerables ocasiones, se ve amenazada por la crueldad de Mamá Elena.





Tita: Vínculo y comunicación a través de los peroles (seis escenas)

1ª) Escena: “Nacimiento de Tita” (01’: 50 – 02’: 55”)

Tita es alumbrada en la cocina -que se convertirá en un “taller”, dónde volcará toda su creatividad- entre lágrimas y sal. Las lágrimas agoreras de su destino. Y la sal, que da a conocer su condición femenina.

2ª) Escena: “infancia en la cocina” (05’: 08” – 05’: 50”)

La protagonista se va familiarizando con los ingredientes culinarios (fideos, laurel, tomillo, ajos, cebolla…..).
Va aprendiendo, la que con los años será su vocación, de la mano de Nacha, a la que considera y trata como a una segunda madre, de la cual tomará el relevo en la cocina.

3ª) Escena: “Amor” (06’: 42” – 07’: 08”)

En esta escena, Tita utiliza la metáfora del buñuelo al entrar en contacto con el aceite hirviendo, para expresar la sensación que tiene al sentir la mirada fija de su primer amor y la revolución interior que ello conlleva.






4ª) Escena: “Boda” (15’: 50” – 16’: 07”), (19’: 37” – 20’: 48”)

Tita traslada su pesadumbre al pastel de bodas, vertiendo sobre la olla sus lágrimas, expresando su dolor. Los invitados captan en el sabor del pastel el estado de ánimo de Tita y comienzan a sollozar rememorando al amor de su vida, ni el párroco ni Mamá Elena escapan al embrujo de la nostalgia. Los comensales terminan vomitando en el río.

5ª) Escena: “Codornices con pétalos de rosa” (26’: 10” – 28’: 28: 01”)

Pedro regala a Tita por su aniversario como cocinera del rancho, un ramo de rosas de color rosado (ternura), al pincharse con las espinas, las rosas se tornan rojas (pasión y sacrificio), podemos ver como es capaz de abstraerse, entregarse a su arte y disfrutar de la elaboración del plato, un proceso amoroso, lento y sensual que logra transmitir a los que lo comen, en concreto a Pedro, con el que establece una comunicación erótica a través de la comida. 

6ª) Escena: “Rosaura” (1’: 04”: 15” – 1: 04’: 59”)

Como “agua para chocolate” está Tita, es decir, hirviendo de rabia, a la par que vuelca toda su furia, sobre el plato que prepara, ya que Rosaura quiere para su hija su mismo destino aciago. El sabor de la receta se mezcla con la historia, dando como resultado que la podredumbre se apodere del cuerpo de Rosaura, mostrándola de forma muy poco ortodoxa. 





Conflicto: Tita-Mamá Elena (cinco escenas)

1ª) Escena: “Represión, autoritarismo e injusticia” triple escena: ( 08’ : 27” – 09’ : 05” ), ( 21’: 04” – 21’ : 14” ), ( 47’ : 29” : - 50’: 06” )

La opresión de Mamá Elena, su carácter brutal y su falta de empatía quedan patentes en estas escenas. La relación entre ambas, es el conflicto principal de la película, Tita pide libertad y Mamá Elena exige obediencia absoluta. La rebelión de Tita resulta infructuosa, ante la intransigencia de la egoísta madre. Sin importarle, que con lo desmedido de su acciones, peligre la salud mental de su hija.

Tita parte de la casa materna con el doctor. Como único abrigo lleva una manta, que ella misma ha tejido en sus noches de insomnio. La manta, que parece no acabarse nunca, simboliza lo infinito de su dolor y lo eterno de su “noviazgo” con Pedro. 





2ª) Escena: “Fantasmas” (1: 21’: 53” – 1: 23’: 07”)

Tita sufre alucinaciones, cree ver a Mamá Elena recriminándole su actitud, amenazándola con no dejarla en paz sino se comporta con rectitud. Tantos años de sometimiento hacen mella en su persona. Tita se rebela espetándole directamente todo lo que piensa de ella. Al sacar fuera todo lo que lleva dentro, el fantasma de Mamá Elena desaparece para siempre. 





Pedro y Tita: desenlace (una escena)

1ª) Escena: “Suicidio de Tita” (1: 41’: 52” – 1: 46’: 09”)

Pedro abre la puerta del granero con Tita en sus brazos, emulando la noche de bodas, donde tantas veces antes habían yacido furtivamente. 

Nacha, auténtica “madre” de Tita y la que inculca desde su más tierna infancia su vocación por lo culinario, les recibe encendiendo las velas como símbolo de amor y aprobación. 

Al finalizar el encuentro amoroso, tras haber conseguido el objetivo de ser libres para amarse, aunque solo sea por una vez, Pedro muere de la emoción. Tita, transida por el dolor y recordando la historia que le contara al doctor Brown su abuela, “Luz del Amanecer”, ingiere las cerillas una a una.

Para encenderlas, se recrea en las vivencias de su historia de amor con Pedro, en las cuales, el elemento culinario está muy presente -Pedro, regalándole rosas a Tita por su primer aniversario como cocinera del rancho, las primeras miradas de amor durante las comidas de sociedad….- 

Al ser encendidas todas las cerillas de su interior de un solo golpe, el cuerpo de Tita es envuelto en llamas por su propio fuego interior. Junto a ella el de Pedro y, con ambos, todo el rancho, quedando como único vestigio el libro de recetas de la protagonista. 

La libertad para elegir a quien amar es algo muy íntimo y personal, y jamás debería serle negada a nadie.




www.cattell-psicologos.com
               #hazloporti


1 comentario:

  1. Muchas gracias, Ruth y Miguel Ángel por compartir con todos nosotros este análisis de una de las películas sobre psicología y gastronomía de mayor impacto emocional. Enhorabuena a los dos. Un abrazo

    ResponderEliminar