jueves, 6 de febrero de 2014

Un Toque de Canela

Jornadas de psicología y cocina
UN TOQUE DE CANELA
Una película de Tassos Boulmetis

"No mires hacia atrás, si miras hacia atrás los recuerdos quedarán grabados para siempre como una promesa"

Sinopsis: 

Fanis Iakovidis es un famoso profesor de astrofísica. Tiene 40 años y ha alcanzado un momento crucial en su vida, una encrucijada existencial que su ciencia no podrá ayudarle a resolver. Su abuelo y mentor, "el abuelo Vassilis" vive en Estambul y ha desarrollado su propia filosofía culinaria práctica, venerada y aplicada por los turcos de forma similar. Fanis no ha visto a su abuelo desde que tenía 7 años. Por ello, cuando el anciano decide repentinamente viajar a Grecia después de tantos años, su inminente visita se presenta como un acontecimiento clave en la vida de Fanis. Cuando los viejos amigos de su abuelo llegan a casa de Fanis y están a punto de brindar a su salud, una llamada telefónica le informa de que el abuelo Vassilis ha caído enfermo de repente. Fanis se ve catapultado de forma inevitable a un inesperado viaje hacia Estambul, un viaje de retorno en el tiempo y en el espacio. 

(Fuente: Filmaffinity)


Escenas comentadas
Ruth Roca  
Andrés Muñoz

Toda carta de restaurante sigue un orden: primeros platos, los segundos y el postre. 
Pues bien, aquí nos encontramos ante una carta, una carta “fílmica”, cuyos platos principales son las diversas escenas y situaciones que se presentan al espectador, y que él, según su gusto y estado anímico del momento, puede escoger. Independientemente de lo que elija, cualquiera de los platos (o situaciones) está perfectamente condimentado por todo un elixir de especias que se nos van presentando, a lo largo de la historia de este niño-hombre: Fanis, como cariñosamente le llaman todos los que le conocen y, que a través de sus paladares –y descripciones-, podemos llegar a saborear nosotros también. 

Pues bien, como carta que es, las escenas escogidas van a ir desfilando, eso sí, sujetas al título de las jornadas “Cocina, Psicología y algo más”. 


“Cocina....................” 


Primeros platos: “El Astrónomo en su Universo” (cuatro escenas) 

1ª) Escena: “las especias” (11´22´´-11´54´´): El protagonista nos presenta el que va a ser desde que tenga uso de razón su microcosmos: la tienda de su abuelo, que alberga su tesoro más preciado: las especias, el condimento que hace que la vida cobre sabor. 

2ª) Escena: “el Cosmos” (15´03´´-17´15´´): Fanis nos explica la relación léxica, según su abuelo, entre la gastronomía y la astronomía, y cómo las especias unían ambos mundos, el de los fogones y el del Universo, que gira en torno al astro-rey. Condimentos y vida. 

3ª) Escena: “lo particular y lo común” (21´56´´-22´23´´): Si el mundo de Fanis es tan particular no es del todo por decisión propia. Tanto él como su familia son griegos de Estambul, y aunque durante siglos convecinos de los turcos estambulitas, ha predominado el contacto, pero no la mezcolanza entre ellos. 

4ª) Escena: “La compañera” (23´22´´-26´04´´): Fanis conoce a Saimee desde su más temprana edad, y desde siempre ha estado enamorado de ella. Les une compartir el micromundo de la tienda de especias del abuelo y el jugar a las comidas. Quedarse prendado de aquel enamoramiento infantil, marcará a Fanis durante toda su vida posterior. 


Jornadas de psicología y cocina. cattell psicologos. 30 aniversario



Segundos platos: “El pequeño cocinero” (cuatro escenas) 

1ª) Escena: el “imán” (47´39´´-48´21´´): El pequeño muestra sus dotes culinarias, produciendo unos platos que causan la admiración de los adultos. Pero les es tan difícil aceptar sus dotes que le niegan todo apoyo, estrellándose con la incomprensión de los mayores. 

2ª) Escena: “La lucha” (50´40´´-51´48´´): Y se produce el choque. Fanis se enfrenta a sus padres (o más bien éstos con él) y pese a su total resistencia tiene que rendirse: no podrá entrar más a la cocina. Aún así, su actitud de protesta no cejará. 

3ª) Escena: “Fanis es agradecido” (58´28´´-59´18´´): Fanis, en cuanto le dan la oportunidad guisa para quien sea. Como en este caso, llegado al burdel, y comenzando la amistad con la Madamme, no tarda en tocar los fogones. Fanis sólo quiere que le dejen libre en la cocina para sacar todo lo que lleva dentro. 

4ª) Escena: “el creador” (1º 3´22´´-1º 3´42´´): Fanis ya no es un niño. Ahora es un joven que trabaja en las cocinas de un restaurante, pero no se integra. Parece aburrirse, estar en la luna, y sólo le despierta, de no se sabe qué sueños, la llegada de su tío Emilio. 


Los postres: “El toque de realidad” (una escena) 

1ª) Escena: cocino para ti (1º 27´16´´-1º 28´16´´): Fanis cocina para Saimee y su hija. Les hace un pastel con leche y azúcar, para él ingredientes básicos, y cuando llega el momento de dar la gran noticia no obtiene receptividad. No lo comprende, ¿por qué la amiga de la niñez, su compañera de viaje en la distancia lo rechaza ahora? A nosotros nos queda pensar si el motivo del rechazo es el de tener ella familia o más bien es debido a que de aquella niña ya nada queda, solo una persona adulta que no entiende de sueños sino de realidades. 






“……………….. Psicología” 


“Él y su Universo femenino” (cuatro escenas) 

1ª) Escena: “la madre” (38´´-1´01´´): El protagonista, al poco de su nacimiento, prueba los ingredientes de la vida: azúcar y leche. A partir de ahí comenzará su viaje culinario. 

2ª) Triple Escena: “El Serrallo” (17´20´´-18´29´´/ 19´15´´-20´03´´/ 1º5´02´´-1º 5´58´´): Los episodios más importantes de la vida de Fanis se desarrollan en espacios cerrados. Aquí nos encontramos ante el más especial de todos: la cocina, que como si del serrallo del palacio del sultán se tratara (su madre se llama Sultana), será el gineceo de la casa. Fanis es su especial invitado tanto en la niñez como en la adolescencia, cosa que le marcará. 


“Él y el Universo masculino” (dos escenas) 

1ª) Escena: “el hammam I” (28´ 41´- 31´06´´): a diferencia que en el gineceo aquel, en los baños Fanis es ajeno, no ha sido invitado (“el niño”, advierten). Es ajeno al espacio y al grupo masculino. 

2ª) Escena: “el hammam II” (1º 31´29´´-1º 34´47´´): Fanis, precisamente por serle un mundo en esencia ajeno, tiene que recurrir a los baños para hablar, de hombre a hombre, con el soldado-médico. Son dos personajes del pasado, sin ya nada en común, salvo una Saimee que no le comprende. 



“y.......... un poco de política” 


“La rivalidad greco-turca” (cuatro escenas) 

1ª) Escena: “la sorpresa de lo común” (21´21´´-21´38´´) 

2ª) Escena: “problemas con Grecia” (31´ 20´´- 32´12´´) 

3ª) Escena: “Dictadura” (56´ 34´´- 57´01´´) 

4ª) Escena: “Llanto” (1º 12´ 38´´- 1º 13´11´´) 

Estas cuatro escenas se pueden explicar conjuntamente. Desde la primera, en que Fanis presencie la visita de Osmán junto a su hijo a la tienda de especias de su abuelo y comience entonces a familiarizarse con la problemática en cuestión. En ese momento, el abuelo le pregunta a Osmán Bey si todo va bien. Éste le dice que hay problemas con Atenas. No es una novedad, es precisamente algo por desgracia común entre ambos países. Y no es necesario remontarse a los siglos de dominación otomana en los Balcanes, ni mucho menos a la conquista de Constantinopla por los turcos en el siglo XV. Grecia y Turquía han vivido sucesivas tensiones, desde el mismo nacimiento de la Turquía moderna allá por los años ‘20 del pasado siglo. Y la película nos recuerda los principales: 1955 y 1964, éste último traería como colofón, tres años después, el inicio de lo que será la dictadura de los Coroneles, que caería en 1974 precisamente por otra crisis greco-turca, esta vez en Chipre, de lo que resultaría un estado turco-chipriota sólo reconocido por Turquía. La crisis de los ‘60 trajo consigo la deportación de los griegos de Turquía (griegos no de Grecia), que tendrán que adaptarse de nuevas al país heleno que en verdad no es suyo (de ahí el calificativo de “turcos” para estos griegos) viviendo así el rechazo de unos y otros por ser “diferentes” de ambos, por eso el llanto del padre de Fanis. Ellos si son de algún sitio es sin duda de Estambul, la ciudad, como apunta el padre entre lágrimas, porque si por algo es conocída Estambul, es por ser la ciudad más bonita del mundo.

#hazloporti

5 comentarios:

  1. He disfrutado tanto de la película, como de la posterior lectura del paseo que nos ofrecéis a través de esta carta de deliciosos platos con aroma de canela.
    Muchas gracias por vuestra colaboración, Andrés y Ruth, Un abrazo para ambos

    ResponderEliminar
  2. Que ganas de verla, me ha encantado como la habéis expuesto: con técnica, muy organizada y un toque de canela. Me voy a buscarla. Besos!

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Voy a verla Ya!! para así poder disfrutas más de vuestro análisis. Un beso

    ResponderEliminar
  5. Da ganas de verla una y otra vez.... Y si es probando su gastronomía mejor! Enhorabuena a Ruth y Andres!

    ResponderEliminar