miércoles, 19 de marzo de 2014

PADRES TÓXICOS, ¿TE CUESTA FELICITAR A TU PADRE?

la falta de cuidados es un tipo de maltrato
Un tipo de maltrato es la falta de atención o cuidados
Dra. Mª Nieves Martínez-Hidalgo
Psicóloga Clínica
Psicoterapeuta



    











Hoy es un día especial, para unos porque sienten que compartirán un buen momento celebrando el día del padre junto a personas queridas, para otros, porque les gustaría que dicha festividad no existiera.

Son muchas las personas que sufren tras haber vivido toda su infancia y juventud buscando a un padre del que no llegó a disfrutar porque le abandonó antes de su nacimiento.

Son muchas las personas que sufren porque su padre les maltrataba insultándoles, pegándoles, haciéndoles chantaje emocional, manipulándoles para conseguir que hiciesen lo que él deseaba.
Son muchas las personas que sufren por la frialdad de los gestos percibidos en sus padres, por esa continua falta de atención que, en realidad, es una señal de falta de amor que se intenta camuflar bajo la excusa del trabajo, de la necesidad de traer dinero a casa para mantener a la familia o "porque mamá lo hace mejor".

Los padres tóxicos, así llamados por la psicóloga estadounidense Susan Forward, existen, aunque nos pese; aunque nos parezca totalmente increíble y un fenómeno contranatura, hay padres egoístas y narcisistas que sólo piensan en ellos mismos, que llegan incluso a envidiar los logros de sus propios hijos e intentan ningunearles, rebajarles, humillarles minimizando sus éxitos, con tal de quedar ellos siempre por encima.


Hay padres que abusan psicológica y sexualmente de sus hijos e hijas, que los utilizan sólo para alcanzar sus fines.

Hay padres que machacan a sus hijos imponiéndoles un ritmo de estudio que ellos no desean o para el que no están preparados o capacitados. Anteponen la satisfacción de su necesidad de sentirse superiores a los demás a través de la proyección exitosa de sus hijos. Necesitan que el hijo o la hija triunfen para sentirse ellos ganadores. Tienen que ser números uno en la escuela, en el fútbol, en la universidad. Tienen que ser mejores que sus primos, que sus amigos, que sus compañeros de clase.


sentirse obligado a cumplir las expectativas paternas
Sentirse obligado a cumplir las expectativas paternas es algo
que puede acompañarte y hacerte sufrir a lo largo de tu vida
Hay padres que destrozan la vida a sus hijos y a los que, sin embargo, sus descendientes adoran. ¿Cómo es posible?
Es tanta la necesidad de amor que uno prefiere tener un mal padre a no tenerlo, es tanta la necesidad de aceptación y reconocimiento que uno vuelve al hogar una y otra vez, con 30, con 40, con 50 años con el anhelo de encontrar al fin a ese padre que nunca tuvo.

En la consulta, cuando trabajo, me encuentro ante personas incapaces de hablar mal de sus progenitores. Ante mis preguntas acerca del entorno familiar y de las relaciones existentes, las respuestas iniciales surgen rápidas, escuetas y contundentes: no hay ningún problema, todo bien. Pero, tras unas cuantas sesiones de terapia, el nivel de censura desciende, aumenta la confianza, el cliente se relaja y la verdad o su verdad comienza a aflorar. Las lágrimas no se hacen esperar, es duro extraer los recuerdos, las experiencias de dolor, la frustración ante la imposibilidad de concebir o comprender que un padre trate así a su hijo, incluso la rabia, es difícil exteriorizar la rabia contra una figura que se supone debe ser encarnada en una persona que te ama y cuyo principal objetivo en la vida es cuidar a sus descendientes.

Por supuesto, surgen también los sentimientos de culpa: ¿Cómo es posible hablar mal de tu padre a un extraño, sin sentirte malvado?
Uno no se cree con el derecho a sentir odio hacia la figura paterna, prefiere dirigirlo contra sí mismo, apareciendo así las consecuencias de esta vuelta de la agresividad o la rabia contra uno: depresión, crisis de angustia, obsesiones, autolesiones, ideas o  intentos de suicidio.


cuesta dejar atrás el pasado
A veces, es mejor dejar atrás el pasado y permitirte
comenzar una nueva vida.

Es cierto, que los padres arrastran su propio dolor, sus historias de vida, seguramente nada fáciles. Podríamos asegurar antes de escuchar el relato de nuestro cliente que su padre fue un niño maltratado de forma física o psicológica, que vivió asustado, sometido, obedeciendo con temor (no con respeto) todas las demandas paternas. Las historias se repiten. El ser humano aprende por modelado, hacemos lo que vemos, realizamos conductas, utilizamos expresiones que escuchamos por vez primera a nuestros padres. Es por ello, que aunque, a veces, como padres intentemos rebelarnos contra esa forma de comportarnos, aunque deseemos hacerlo mejor con nuestros hijos, de una forma más sana y constructiva de la que lo hicieron nuestros padres con nosotros, repitamos conductas inapropiadas, dañinas hacia esos niños que hemos traído al mundo con tanto amor.

Hoy, quizás no desees felicitar a tu padre, no te culpes por ello. Respeta tu necesidad de poner distancia física o emocional con tus progenitores. Quizás, un día puedas perdonarles, y desde el perdón y el amor establecer una nueva y distinta relación con ellos, en la que tú seas el que dirija, exprese y ponga por delante sus necesidades y sus deseos. Quizás, aunque los perdones, no sea sano volver a contactar con ellos, concédete permiso para esa ausencia de relación con aquellos que te trajeron al mundo y no supieron o pudieron estar a la altura de sus responsabilidades, de sus compromisos, de establecer esos lazos afectivos positivos contigo.

Si, por el contrario, estás orgulloso de tu padre, dale ese abrazo que se merece como reconocimiento a ese amor que, día tras día y salvando las circunstancias que nos limitan o nos plantean dificultades y obstáculos en el camino, te ha ido dando y enriqueciendo, ayudándote a crecer a lo largo de tu vida.


Murcia, 19 de Marzo de 2014
www.cattell-psicologos.com
#hazloporti

Artículos relacionados:
Madres tóxicas ¿te cuesta felicitar a tu madre?









43 comentarios:

  1. Un artículo estupendo Nieves. Totalmente respetable la emoción que pueda sentir cada uno hacia su padre. No todos los padres son iguales y los que han sufrido por tener padres tóxicos están en todo su derecho de sentir rabia y dolor en un primer momento, algo que con la terapia podrán transformar en sentimientos más sanos y positivos, dejando de culparse y angustiarse por algo que ellos no han podido elegir y de lo que no han sido responsables.

    Aprovecho para recordar a mi padre que hace tres años perdí por una horrible enfermedad del que siempre me quedará su cariño y cercanía y el recuerdo de su constante sonrisa, algo que me acompañará siempre. Gracias papá por tu ejemplo de sencillez y honestidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras, Encarna. Tuviste la suerte de contar con el amor de un padre estupendo que te transmitió unos hermosos valores, la sencillez y la honestidad, algo tan alejado de la cruel sociedad en la que vivimos actualmente. Un abrazo.

      Eliminar
  2. Es grande la dependencia que produce una falta de cariño y afecto en la niñez, lo digo desde mi propia experiencia. A día de hoy, puedo comprender que mis padres no me lo dieron no por ser yo, sino por desconocimiento, por carencia, por una imposibilidad real para hacerlo. No lo hubieran podido hacer con ningún hijo que tuvieran, independientemente del carácter de este. Y digo esto porque dicha falta generó en mi un sentimiento de culpabilidad del que sigo tratando de desprenderme.
    En contestación a la pregunta que da título a tu escrito te diré que, efectivamente, me cuesta felicitar a mi padre en un día como este; sigo reprochándole su egoismo que, a mi entender, le impidió actuar y ejercer como tal, aunque añoro poder perdonarle y permitir una nueva realidad en mi vida donde afloren nuevos sentimientos.
    Me ha gustado mucho tu escrito, Nieves. Enhorabuena!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Mikel por tus palabras, y en especial, por tu enorme sinceridad. Creo que haciendo frente a tus problemas irás avanzando en la línea del autoperdón y del perdón a esas personas cercanas que te hicieron daño sin ser conscientes de ello. Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  3. Enhorabuena por el artículo, Nieves. Se me ponen los pelos de punta porque me identifico y me veo fielmente reflejado en ese descubrimiento del daño y la influencia que mis padres tuvieron en mi vida hasta un día no demasiado lejano. Recuerdo perfectamente el día y la enorme amargura, pues pensaba que no sería capaz de aceptar esa verdad tan incómoda y dura. Tiempo después he aprendido que ellos han hecho lo que han podido, que han tenido su historia y sus dificultades y que esto ha determinado la forma en que me han tratado a mí. Por eso me quedé en paz el día en que alguien muy importante para mí me dijo que esta era una verdad que tenía que llevar en silencio, por dura y amarga que fuera, y que mi objetivo con ellos tenía que ser tratar de aceptarlos y, a largo plazo perdonarlos. Dejar atrás el rencor y esa culpa que vuelve siempre como un boomerang. Y sólo así podré hacer mi camino, crear mi propio propio proyecto y ser un buen padre el día de mañana. Es esa en realidad la principal razón que da sentido al sufrimiento y hace que haya valido la pena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, por tus felicitaciones, Salvador. La verdad es que en todas las casas cuecen habas. ¡Es tan difícil encontrar una familia en la que todos sus miembros se hayan sentido queridos, apoyados para crecer de forma saludable! Las familias perfectas no existen, salvo en algunas películas americanas... Me alegro de que hayas encontrado esa luz que te guía por un camino constructivo, realista, y que seas capaz de imaginarte y proyectarte en un futuro como un buen padre. Un abrazo y muchas gracias por tu testimonio, por tu valentía y arrojo al abrirnos tu alma y mostrarte con tanta sinceridad y transparencia.

      Eliminar
  4. Cuando dejen de santificar a los padres en esta sociedad, nos quitarán el sentido de culpa a muchos que no fuimos tratados tan bien por ellos. Este sentimiento está más presente ahora por la existencia de las redes sociales, especialmente el Facebook, donde está lleno de gente que santifica a sus padres, que los pone como los seres perfectos y llenos de amor. Donde es pecado pensar mal o hablar mal de ellos. Donde la figura paterna o materna es sagrada. Por dios los padres son seres humanos muchas veces egoistas, inmaduros, envidiosos, rencorosos.
    Después de sufrir tantos desprecios y denostaciones para mí, mi esposo y mis hijas, me alejé de ellos con el dolor de mi alma, pero comprendiendo que no está en mi arreglarlo, que los entiendo pero no quiero estar cerca de ellos, que su cercanía me hace más daño que beneficio. Que estar lejos me dá tranquilidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hoy te leo, y siempre había pensado que yo soy la mala, a mis padres no les gusta lo que hago, cuando era estudiante iban en la nocturna y decían que si llegaría tarde a casa ya no estudiara, no les parecen mis amistades, no quieren que tenga novio, pero no quieren que me quede sola, a veces me someto y todo normal, pero cuando algo se sale fuera del patrón me castigan, haciéndome sentir de lo peor, cada que me dicen que han dedicado su vida para mi, quiero suicidarme, para que querer una vida así, si a cada tanto me lo hacen ver.
      Así que aunque me duela he decidido alejarme, algo no fácil, me han dicho tanto años que soy una inútil, que me da miedo, pero ya no soporto seguir ahí.
      Y luego cuando me preguntan por mis padres, y digo que para mi son de lo peor me juzgan.. que bueno por aquellas personas que han tenido buenos padres y no han pasado por algo similar a mi.

      Eliminar
    2. Hay que dejar de santificar a los padres, en efecto. Somos seres humanos, con imperfecciones varias, unas más graves,otras sin importancia... Lo que verdaderamente hace daño son esas creencias irracionales que aprendemos en la sociedad. Hay que aprender a desmontarlas, y sustituirlas por pensamientos e ideas propias, racionales y más ajustadas a la realidad. Gracias por tus comentarios, por compartir con nosotros tus vivencias...

      Eliminar
  5. Mi marido tieme un padre tóxico y cree que sin el no seríalos nada en la vida, durante años nos ha echado en cara que sin el no hubiéramos llegado dónde estamos, es muy duro dar cariño y que no lo valoren sólo entienden de finca y de trabajo u de estar allí de sol a sombra cuando mi marido tiene su trabajo de 8 horas y no puede éstar allí siempre, es un dictador con un trauma infantil y al final nos hemos alejado porque nos estan haciendo mucho daño psicológico pero es muy duro fue el quien cortó con ellos y yo le he respetado, creo que es lo correcto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los padres como seres imperfectos, adulterados por sus propios padres, por la sociedad en la que vivimos, hacen daño, hieren el corazón y la mente de sus hijos y como dices, Lucía, no sólo en la infancia, te haces mayor y esos padres tóxicos continúan machacándote, impidiéndote crecer y realizar como persona, como un ser digno de vivir tu propia vida, la que tu elijas. A veces, aunque duela hay que distanciarse de las personas que más queremos porque son nocivas para nuestra salud mental y nuestra calidad de vida. Muchas gracias por compartir tus sentimientos y tus experiencias con nosotros. Un abrazo

      Eliminar
  6. Me ha gustado mucho esta entrada, intentaré releerla cuando lo necesite. Tengo dos padres tóxicos: un padre pasivo que siempre se instala en la queja y la autocompasión y una madre manipuladora, que le gusta controlarlo todo, que está obsesionada con la religión y a la que no me gusta acercarme. Vivo con ellos y no nos conocemos. Hay días en que es muy duro y otros en los que, con sentido del humor, capeo el temporal. Me siento culpable de varias cosas y estoy "decepcionada" conmigo misma porque de niña era muy buena estudiante, contaba con el cariño de mis profesores y amigos y ponía entusiasmo en lo que hacía. De adolescente y por decisión irracional de mis padres (peleas familiares) nos mudamos de ciudad, me "arrancaron" y cambié. He salido adelante, tengo estudios universitario y una vida por construir, pero siento a la vez culpa y rabia contra ellos. Y sobre todo mucho miedo por si algun dia "soy como ellos". A veces no puedo felicitarles ni me apetece acercarme. Sé que está mal visto socialmente hablando pero las mejores etapas de mi vida reciente han sido aquellas en las que pude poner distancia con ellos, sentir paz y crecer A veces sueño con marcharme de aquí, encontrar un lugar en el que quiera estar por mi misma y construir un hogar sin juegos psicológicos ni culpas. No sé si es una "huida" hacia la fantasía, pero pienso en eso y me pregunto si de corazón en un futuro podré perdonarles, volver a sentir amor y recomenzar mi vida. Muchas gracias por el post.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es duro admitir, no ya públicamente, sino ante uno mismo, que tus padres, que en teoría 'deberían' ser, sino maravillosos, al menos 'buenos padres' con sus virtudes y sus defectos, no te han proporcionado los cuidados y estímulos necesarios para crecer en libertad. También es difícil creer que puede llegar un día en el que les puedas perdonar por esos 'malos tratos'... sin embargo, yo te puedo decir que si es posible, que se puede trabajar en ello y que si tu deseo es perdonar de corazón, lo lograrás... Además es importante para que puedas recomenzar con tu vida, como dices. Ahora, ten en cuenta, que el perdón no implica que exista relación, o que exista la misma relación anterior, o que se produzca la relación con la que tu has soñado tanto tiempo. Posiblemente, sea una nueva relación, si se da, en la que tú lleves las riendas y tú digas cómo, cuándo y qué necesitas, y en la que nunca vuelvas a permitir que se repita ni un mínimo de la historia anterior.
      Me alegra que te haya gustado este post. Un abrazo.

      Eliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En primer lugar, pedirte disculpas por no haber respondido antes.. Tras leer con atención todo lo que expresas en tu comentario a esta entrada, me gustaría darte unas palabras de aliento. Cuando el dolor es tan grande como el que tu manifiestas, las decisiones a tomar deben ser meditadas. Tus padres hacen lo que creen que es mejor para ti, pero tu eres la responsable de elegir tu camino, dejando a un lado los sentimientos de culpa. Si quieres buscar trabajo ya, puedes hacerlo. Si quieres primero terminar tu carrera, hazlo. Sin embargo, a veces, es necesario poner distancia física para oxigenar las relaciones que son tóxicas y reflexionar acerca de la posibilidad de establecer una nueva relación, una manera distinta de comunicarnos con nuestros padres. Los hijos también tienen que luchar por conseguir el respeto de sus padres desde dentro o desde fuera del hogar familiar. Si deseas más orientación, pásame tu mail y te escribiré. Un abrazo.

      Eliminar
  8. He leido todos los comentarios y veo que todos hablan como hijos, pero me gustaria opinar y hablar de MI, YO SOY UNA MADRE TOXICA, ayer escuche sobre el tema y note que mucho de los problemas que tengo con mis hijos es por esto, porque soy toxica para ellos, hoy quise buscar mas infromacion y me encuentro con este articulo.
    Es muy dificil estar conciente de que estas cometiendo errores (algunos repetidos de nuestros padres) y que buscas alternativas y no llegas a la conexion con tus hijos, pedirle perdon a mis hijos me ha costado trabajo y se que por naturaleza ellos quiza digan que si me perdonan pero queda el mal sabor de boca . Sigo buscando tecnicas y alternativas que a ellos los haga sentir que la vida se camina con la mirada al frente y no hacia abajo como lo hago yo, no me considero una mujer cerrada ni muy grande de edad como para no poder retomar el camino, he tratado de hacer cosas que no me han funcionado porque hasta su falta de respeto me he ganado (acaso los hice liberales?) es un circulo vicioso negativo, donde me piden perdon y pasan unos dias y cualquier situacion se vuelve a repetir.
    Reconozco que he comentido errores pero Dios sabe que lo que mas quisiera es que ellos sean felices, seguros, independientes,, mi hijo ya es papá y espero que no cometa los mismos errores que yo y mi hija apenas es adolescente y estoy aqui en la lucha de encontrar el punto correcto para que ella siga adelante con una mejor calidad de vida de la que pude darle a mi hijo a su misma edad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Olivia, eres una madre valiente y generosa, reconoces tus errores, todos los cometemos. Para ser padre o madre no se nos prepara, no se requiere título oficial. Somos padres o madres, la mayoría de las veces, porque deseamos serlo y ,aunque hayamos reflexionado acerca de las consecuencias, del esfuerzo, de las renuncias, del estrés al que tendremos que hacer frente si finalmente logramos la maternidad o paternidad, la llegada de un nuevo bebé viene acompañada de maletines de felicidad y maletas de responsabilidad, para las que, en muchas ocasiones no estamos preparados. Escuchar a nuestros hijos, acompañarles, ponerles límites para que nos respeten y se respeten, guiarles para que vuelen libres, hacia la autonomía, hacia el desarrollo de su propio proyecto vital, pueden ser líneas a seguir. El exceso de normas, la rigidez, la falta de afecto, caricias, cariño, el poner por encima de la felicidad el éxito en los estudios o en el trabajo... todo esto serían líneas a evitar. Gracias por tu aportación, seguro que ayudas a otros padres a reflexionar, a ser conscientes de sus errores y también a saberse perdonar, porque somos humanos y como tal cometemos fallos que causan dolor a otros, nuestros hijos, que debemos intentar reparar. Un abrazo.

      Eliminar
    2. Olivia me gustaria que mi padre se pareciera un poquito a ti. Te felicito por querer ser siempre la mejor versión de ti misma. Nos equivocamos como personas pero mejor tarde que nunca para rectificar.

      Eliminar
    3. Olivia me gustaria que mi padre se pareciera un poquito a ti. Te felicito por querer ser siempre la mejor versión de ti misma. Nos equivocamos como personas pero mejor tarde que nunca para rectificar.

      Eliminar
  9. Pues creo leyendo esto que mi padre es toóxico, y mucho. Jamas nos ha dado cariño a mi o a mi hermano. Esta gordisimo le encanta comer y es practicamente para lo que vive. Lo peor es que mi madre ''lo acepta'' es como si se creyera que es su vida y punto y no puediera hacer nada por remediarlo. Cuando a mi me ha visyo felzix la cambia la cara, cuando estuve con un chico me empezo a decir que hasta que no me casara no furta a su casa. Solo esta contenta si me ve en casa. Es que ya no tengo practicamente amigos, no me entiendo con nadie.. el chico este me ha dejado. ¿ que puedo hacer? Ademas yo empiezo a ser consciente de esto ahoea, mi hermano me da mucha pena porque solo tiene 15 años. Yo 22 y tengo muchisimos miedos, no trabajo, y tengo la autoestima por el suelo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alba, perdona que no te haya contestado antes. Lamento que tengas que pasar por esta difícil situación. Sin embargo, ten en cuenta que tus padres pueden ser niños heridos que no han sabido superar sus dificultades. Posiblemente proceden de ambientes familiares también tóxicos donde han aprendido a comportarse de forma pasiva o de forma autoritaria y rígida. A veces, los padres son niños enormes, como el tuyo, que no han podido crecer de forma saludable, ni madurar emocionalmente. De todos modos, tu puedes coger las riendas de tu vida, ya eres mayor y no te son imprescindibles. Planifica tu futuro a corto plazo, fórmate, busca un trabajo, ponte metas realistas y lucha, sé constante con ellas. El esfuerzo te permitirá ayudar a tu hermano y te hará sentirte orgullosa de ti misma. No te acomodes en el victimismo, sé fuerte, sueña y vuela libre con tu mente hacia ese lugar en el que dentro de poco puedes estar si realmente lo deseas. Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  10. ¿Y qué hacer con una adolescente que se ha sumergido en una ola de autodestrucción por considerar que tiene una familia tóxica?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto que cuando un o una adolescente siente o percibe que su familia es tóxica, puede ir asociado a un comportamiento autodestructivo.
      La adolescencia es una etapa difícil y dura para todos (padres, hijos, hermanos). El o la adolescente busca su identidad, necesita saber quién es, de dónde viene, por qué es así, qué está sucediendo en su vida que le hace estar en una continua montaña rusa de sentimientos, pensamientos, emociones. Los primeros en caer somos los padres y las madres, sobre todo, las madres. A veces, es cierto que el ambiente familiar es tóxico, en la mayor parte de las ocasiones, el ambiente familiar es positivo, estimulante y constructivo. Sin embargo, los hijos al llegar a esta etapa se tornan muy críticos con los valores, con los estilos educativos, con el tipo de comunicación que se establece en casa y pueden ponerlo todo patas arriba, pensar y gritar que los padres no les quieren o que se portan mal con ellos, cuando en realidad, son ellos los que no se quieren o no se aceptan, odian su cuerpo, se sienten solos, traicionados por los amigos. Pero lo cierto es que ese adolescente está sufriendo y su impotencia y frustración la dirige contra aquellos que sabe que no le van a dar de lado: sus padres. La adolescencia es la prueba de fuego para madres y padres. Cuando la superas, y se supera, respiras. Buscar la ayuda y orientación de un psicólogo clínico puede resultar de gran utilidad tanto para padres y madres como para los y las adolescentes. Espero haber sido de ayuda y siento el retraso en contestarte.

      Eliminar
  11. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Nuria. En primer lugar, decirte que siento que estés atravesando por estas circunstancias familiares tan dolorosas. Los padres somos personas que también hemos tenido otros padres. Muchas veces, las personas que nos cuidan no saben hacerlo, no les han enseñado a amar, solo a odiarse a sí mismos y a los que consideran parte de ellos. Es importante comprender, no para justificar, por supuesto, porque la violencia no tiene justificación, sino para entender por qué un ser humano que debería quererte y tratarte con amor, no lo hace. Comprender y luego actuar. Ante circunstancias adversas, Nuria, surge en nosotros esa resiliencia, esa fuerza interior que mueve montañas y que te puede dar luz sobre cómo actuar para salvar tu situación, para salvarte tu y que cuando el día de mañana tengas hijos, si así lo deseas, no repitas el círculo de lo aprendido en tu "hogar". Ponerse metas, independizarte cuando estés lista para ello, no de cualquier modo, pedir ayuda a tus familiares y amigos, hablar de lo que te está sucediendo te permitirá reducir el estrés que produce estar en estado de alerta.
      Me alegra que este post te haya ayudado. Gracias por tus palabras y por tu valentía para contar tus problemas. Un abrazo.

      Eliminar
  12. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese es el rol que estás desempeñando: el de ser madre de tu madre.
      Eres una buena persona, generosa, comprensiva, inteligente y persistente, tu gran fuerza de voluntad te hace continuar luchando por conseguir algo que tu tanto deseas: ver bien a tu madre, sentirte aceptada y querida por ella. Sin embargo, hay que ser consciente de que muchas personas son tan egoístas que no van a cambiar nunca, sólo miran por su propio interés. Cuando estas personas forman parte de tu familia, resulta de un dolor extremo, compartir la vida con ellas, como te sucede a ti.
      Tomar la decisión de salir de esa relación tóxica te liberará. Aunque, en principio, te sentirás como "la mala de la película" y aplastada por intensos sentimientos de culpa, poco a poco, llegará la calma, notarás la felicidad de llevar las riendas de tu vida, de verte libre de manipulaciones y chantajes emocionales. Romper con los "lazos de sangre" es tan legítimo como cualquier otra decisión que se toma por razones de autoprotección o salud.
      En la vida, podrás establecer otros vínculos, otros lazos afectivos más saludables.
      Te envío un fuerte abrazo y te felicito por tu fortaleza y tu gran capacidad de darte cuenta de la situación en la que te encuentras. Es duro y difícil salir, pero si quieres, puedes.

      Eliminar
  13. Hola
    Me gustó mucho su artículo.Ya que sufro lo mismo con mis padres.no se que hacer. En mi caso siento que soy una mala hija porque mis padres últimamente quieren venir a vivir conmigo al decirles no que quiero vivir sola con mi hijo como lo estoy ahora y tener mi libertad en mi casa y en mi vida de enfadaron conmigo y ahora todos mis hermanos no me hablan toda mi familia me odia siento deprimida quiero su consejo

    ResponderEliminar
  14. Hola
    Me gustó mucho su artículo.Ya que sufro lo mismo con mis padres.no se que hacer. En mi caso siento que soy una mala hija porque mis padres últimamente quieren venir a vivir conmigo al decirles no que quiero vivir sola con mi hijo como lo estoy ahora y tener mi libertad en mi casa y en mi vida de enfadaron conmigo y ahora todos mis hermanos no me hablan toda mi familia me odia siento deprimida quiero su consejo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Sara:
      Son muchas las personas que pasan por esta situación de incomprensión y "castigo familiar", cuando intentar llevar a cabo sus vidas, por eso, éste es uno de los post que más visitas y comentarios tiene.
      Siento que tengas que pasar por este trance, pero por otro lado tengo que felicitarte por tus agallas y por tu valentía. No es fácil tomar decisiones de este calibre, en las que debes elegir entre desarrollar tus proyectos o perder a la familia.
      Creo que has elegido bien tu camino, aunque, por el momento te sientas culpable. Desde la infancia, se nos inculca el respeto a los padres, por lo que tomar una elección que ellos rechazan y penalizan, suele conllevar intensos sentimientos de culpa, parece que uno lo está haciendo fatal, que va por mal camino, pero no es así.
      Tú tienes todo el derecho del mundo a realizarte como persona siguiendo tus propios criterios. En el barco de la vida,sólo puede haber un timonel, y quién mejor que tú puede saber la dirección que quieres seguir.
      Ten presente también que esos mismos sentimientos de odio y esas actitudes de rechazo de tus hermanos y padres son el mejor indicativo de que has hecho lo adecuado, separarte de una familia autoritaria en la que haces lo que quieren ellos o te expulsan del clan. No son unas relaciones saludables. Por tanto, aprieta con fuerza las riendas de tu vida y sigue hacia delante. Quizás algún día puedas volver a mantener una relación diferente con ellos, más constructiva, más positiva, pero de momento, cuida de tu familia actual: tu hijo. Toda la energía que dedicas a deprimirte y a sentirte culpable, dedícala a darle todo tu amor a tu hijo. Deja algo de ese amor para ti misma, quiérete, cuídate, en el fondo, todos estamos solos, una vez que somos mayores, somos responsables de nuestra felicidad.
      Recibe un abrazo enorme,
      MªNieves Martínez Hidalgo

      Eliminar
  15. Tras leer este post me sentí (demasiado) identificado u.u
    A día de hoy con 26años, tras varios intentos por distanciarme de ellos desde los 12años, por ejemplo desde ir a un seminario para menores, ir con una pareja precipitadamente para iniciar una nueva vida, hasta ir en medio de la nada y sin nada, ahora mismo estoy sin xompletar la ESO, en paro y sin optimismo para un futuro mejor.
    Sus insultos en ningun momento de mi vida han disminuido o en vez de gritar o insultarme se callan, en vez de dar comprensión o empatía...
    Cada día es lo mismo...
    Y me diréis: - Y en vez de quejarte tanto ¿por que no te las apañas para realizar tu vida? Simple, sin ESO, sin vehículo ni carnet, con la cuenta bancária a 0€, con mi estado anímico y más con esta crisis económica... Difícil.
    Me llevaron al psicologo y al cabo de 3 semanas no volví su respuesta que me dieron fué: -Nos dijo que no tienes solución. Eres un caso perdido... etc
    Ya incluso suento asco de mi mismo y mi vida, tanto pasada, presente o futura.
    Necesito una solución ya. No aguanto más.
    Si alguien me puede ayudar le estaré muy agradecido:
    termy_kripta@hotmail.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te escribo a tu correo. Gracias por tu confianza. Un abrazo

      Eliminar
  16. Hola
    Tengo una relacion con mi padre dificil. Mi padre estuvo en casa hasta que yo tenia 12 años y se fue porque descubrio su sexualidad (es homosexual). A dia de hoy tengo 21 años y he necesitado toda mi adolescencia y el ir a psicologos para entender y comprender esa situacion. A parte de eso mi padre y mi madre se enzarzaron en ponerse denuncias en el juzgado y yo pues aguantaba insultos de una parte y de otra. De mi padre desde que se fue de casa he recibido paulatinamente mucha indeferencia sobre lo que me va ocurriendo en mi vida.
    He tenido charlas muy serias con el cara a cara pero una vez pasadas estas el cambil duraba 3 dias y se acababa cuando yo aflojaba o asi. Mi padre y yo hemos sido capaces de estar 1 y medio sin hablarnos y siempre que hemos vuelto hablar he sido yo el que ha tomado la iniciativa.
    Mi sensacion a dia de hoy es que soy un estorbo y un mal recuerdo en la vida de mi padre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu no puedes ser ni un estorbo ni un mal recuerdo en la vida de tu padre. Tus padres no parecen sentirse muy bien con ellos mismos, no saben quererse entre si, ni querer a su hijo como se merece, ya que ellos han decidido traerlo al mundo. Padres y madres, personas con problemas de inmadurez, de falta de responsabilidad y compromiso en la vida hacen daño sin, a veces, pretenderlo, no son conscientes y si lo son, no han aprendido a controlar sus impulsos. En ningún momento el problema eres tu, el problema lo tienen ellos.
      Ya tienes 21 años, has intentado hablar con tu padre en multitud de ocasiones, has cumplido con tu parte de responsabilidad. En esta relación sois dos las partes implicadas, si tu padre no asume su responsabilidad, tendrás que asumir que esa ha sido su decisión. Es duro, pero puedes aprender a vivir sin el calor o la atención de tu padre. Verás que a lo largo de la vida encontrarás otros padres, otras madres, otras personas que sin tener lazos de sangre contigo conectarán y empatizarán y te mostrarán su cariño, te darás cuenta de que les importas y les preocupas, pero para ello, debes comenzar por quererte tu. Tu eres una persona única, irrepetible, lucha por sentirte bien contigo mismo, ya que estás en este tren, haz el viaje y disfruta de ello. Siendo receptivo y con la mente abierta, la vida te dará momentos de plenitud fuera de la familia de origen. Ánimo. Un abrazo.

      Eliminar
  17. ¡Hola!
    Hace ya varios años que me he preguntado por qué no tengo una relación con mi padre como la de otros jóvenes de mi edad. Por qué es tan fría nuestra relación y por qué nos llevamos tan mal sin poder soportarnos, o por lo menos, yo a él. Así que llevo unos días investigando sobre ello hasta que encontré el término "padre tóxico", creo que no hay mejor para describirlo. Me siento bastante identificado con el post y los comentarios de los demás usuarios; en mi caso, yo no he vivido graves situaciones de maltrato físico como los demás comentarios, pero sí escucho a lo largo de mi vida por parte de mi padre comentarios negativos hacia mi, humillaciones e insultos, y no me agrada su forma de tratarme ni de tratar a la gente en general. Tengo 16 años, eso quiere decir que hasta que no cumpla los 18 tengo que seguir a su lado. Pensando en positivo, he aguantado dieciséis años a su lado así que dos más son pan comido. Sin embargo, nuestras peleas cada vez son peores y sus comentarios siempre afectan a mi autoestima aunque yo siempre soy fuerte y lucho por seguir adelante. Él cree que todo lo que hace es por mi bien y lo hará (según desde su punto de vista) pero sin importar mis sentimientos y opinión respecto a ello, así que no pienso que algo que no me haga feliz o con lo que no me siente bien deba de ser algo por mi bien. Como he dicho antes, soy fuerte y trato de hacer caso omiso a sus insultos pero cuando escuchas tantas veces cosas que te hacen pensar que no vales nada, al final te lo terminas creyendo. Por otro lado, una de las cosas con las que más me identifiqué respecto a los demás usuarios, es que yo tampoco he recibido muestras de cariño de su parte ya que él lo consideraba como "actos o muestras de homosexuales" pues es un homofóbico; así que esto me ha afectado y me he convertido en una persona fría a la que le cuesta mostrar sus sentimientos y que ha olvidado las palabras "te quiero".
    Este año comienzo el bachiller, la etapa posterior a la universidad y la cual me abre las puertas de mi camino hacia mi futuro. Aunque aún no tenga claro a qué me dedicaré, he tratado de elegir correctamente siguiendo mis sentimientos (una de las pocas decisiones que puedo tomar por mi cuenta al menos, qué estudiar) y he seguido la ruta que yo quería. Mi objetivo es sacar notas altas para después poder elegir la universidad que quiera y, si tuviese buena suerte, conseguir alguna beca para no depender de él económicamente. A los 18, me gustaría abandonar mi hogar (si se le puede llamar así) e irme a estudiar junto a mis abuelos, con los que no tengo ningún problema, y comenzar a ser yo mismo y dejar de ser lo que mi padre quiere que sea, lo que me destruye y lo que no me hace feliz. Mi parte vengativa y egoísta me dice que debo hacerlo, que cuando la mayoría de edad me lo permita que tome mi rumbo y empiece a vivir de mis decisiones siguiendo lo que yo considere mejor para mí sin dejar que mi padre me moldee y, por supuesto, perder todo contacto con él ya que no me hace bien. Pero mi parte buena y empática me echa para atrás ya que también tengo una hermana y una madre e irme significaría perder el contacto también con ellas. Yo solo quiero librarme de mi padre pero sé que si sigo viendo a mi hermana y a mí madre algún día podríamos coincidir de nuevo mi padre y yo y que vuelvan a mi mente los momentos depresivos y de impotencia que he vivido y que quiero olvidar a partir de mi mayoría de edad.
    Solo quería compartir mi punto de vista respecto al tema como los demás, así que en mi caso, si -respondiendo a la pregunta- me cuesta felicitar a mi padre ya que he vivido tantos años careciendo de figura paterna que me he dado cuenta de que tampoco la necesito.
    Mi email es: jesus2000mr@gmail.com por si me desahogo un rato si tienes un hueco libre.
    Att: Un joven luchando contra la toxicidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Valientes y sinceras palabras, Jesús. Es doloroso vivir con un padre tóxico; dolorosa también es la ruptura por los daños colaterales que conlleva. Decidir romper con todo a esta edad es difícil y puede, quizás causarte más daño que bienestar.
      Tu padre es casi con toda seguridad un niño herido, un hombre que no sabe amar quizás por las duras circunstancias por las que ha tenido que atravesar. No lo estoy disculpando, estoy intentando comprender por qué una persona que ha decidido ser padre de forma "voluntaria" desempeña tan mal su paternidad. Y es muy probable que él también haya sido tratado de forma fría, con falta de afecto, aprecio y buenas actitudes y por eso no sabe hacerlo de otra manera.
      Te escribo a tu mail.

      Eliminar
    2. Reflexiona sobre ello y piensa en la mejor forma de aislarte y protegerte de sus desprecios. Imagina que tienes una capa protectora en la que rebotan todos sus insultos. Tu no puedes ser ese joven del que tu padre habla tan mal, tu eres fuerte, inteligente y muy valiente, lo has demostrado con tu actitud ante la vida, esa que transmites en tu texto.
      Nunca creas esas palabras, esos mensajes negativos que salen de la boca de tu padre. Tu padre es como un robot programado para decir tonterías, las mismas que alguien en su infancia le transmitió a él.
      Examina a tu padre a fondo y descubrirás las fisuras que tiene bajo su disfraz de ogro malvado. Es un hombre muy débil ante el que puedes sentir más pena que odio porque por no saber, no sabe ni lo que está haciendo. Si por un momento fuese consciente del daño que te está ocasionando, esa estructura "aparentemente" tan férrea que le sostiene se vendría abajo, diluyéndose entre retortijones de dolor.
      Valórate a tí mismo y valora lo que tienes a tu alrededor: tu madre, tu hermana, tus amigos, tus estudios, etc.

      Espero haberte sido de ayuda
      Un abrazo para un joven desconocido

      Eliminar
  18. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  19. Dra Nieves la felicito por su artículo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, es un placer poder compartir con vosotros un espacio de reflexión.

      Eliminar
  20. Hola, soy hija de padres toxicos y. On casi 40 años no he podido perdonarlos y aceptarlos, y lo peor de todo es que al no haber podido aceptarlos....me estoy convirtiendo en otra madre toxica...he probado en.varios psicologos y no encuentro mi camino.
    Me cuesta abrazar a mis padres, de hecho cuando lo hago forzadamente no siento cariño por ellos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lamentablemente solemos repetir los modelos educativos que hemos aprendido por observación a lo largo de nuestros primeros años de vida. Pero, existe un camino, aunque duro y extremadamente doloroso por el que poder encontrar la comprensión de lo sucedido. A veces, resulta imposible el perdón, o al menos, es muy difícil, en función de la gravedad de los hechos. Aceptar no significa resignación, significa lucha, planificación y emprendimiento de acciones que nos conduzcan a poder vivir una vida sin exceso de culpabilidad, odio, rabia y/o rencor. Tratar de entender qué nos pasó, romper o tomar distancia con esos padres a los que según tu misma te cuesta abrazar. ¿Por qué sigues haciendo algo que no sientes? ¿Por qué vas en contra de tus propios sentimientos, en contra de ti misma?

      No te rindas, intenta buscar otro profesional de la salud, otro psicólogo o psicóloga que pueda ayudarte.

      Eliminar
  21. QUERIDOS AMIGOS
    Es gracioso ver a la gente queja acerca de su vida de la relación y los problemas de la vida, donde la solución no está muy lejos de ellos ... Hay verdaderos Ruedas de hechizo de hechizo caster.Not toda la situación necesita hechizo para ser emitidos y quiero asegurarte de obtener una solución definitiva a ese problema, acaba de ver a este hombre poderoso en su correo electrónico ODUDUSPIRITUALSHRINE@gmail.com, y usted estará encantado de hacer y obtener todos sus problemas resueltos y su problema resuelto y su vida amorosa y la salud está de vuelta y usted son la garantía de vivir una vida feliz para siempre.

    ResponderEliminar