domingo, 9 de marzo de 2014

TRANSEXUALIDAD O TRANSFOBIA

transexualidad o transfobia cattell psicologos
Nieves M.Hidalgo
Psicóloga Clínica
Psicoterapeuta












¿A qué llamamos transgénero? Transgénero es un término que significa tránsito en el género. El género nos hace humanos y está tan arraigado en nuestra forma de ver y entender el mundo que nos cuesta imaginar a las personas en abstracto, sin pensar en ellas como hombres o como mujeres.
El género tiene que ver con nuestra identidad, por eso es tan importante, vital y saludable "poder ser" como uno siente, a nivel personal.
A nivel social, hay factores económicos y políticos que contribuyen a mantener la estructura binaria y desigual de género, pero las personas somos mucho más complejas que lo que puedan reflejar categorías como hombre, mujer, transexual, transgénero, además de la originalidad propia de cada ser humano.

Las etiquetas diagnósticas sirvieron en un principio para que las personas que solicitaban una reasignación de sexo, lo consiguieran, ¿sin embargo, esta patologización de una forma de ser y vivir no se habrá vuelto de nuevo contra las personas trans?
En la actualidad, mientras hay personas trans que prefieren morir en un quirófano que vivir en un cuerpo que para ellos es como una cárcel, hay otras personas trans que no piensan que su cuerpo sea un error de la naturaleza. Consideran que el error no está en sus cuerpos, sino en la mirada de los demás y que, por tanto, no es tanto que haya que investigar qué es lo que origina la transexualidad, como, ¿qué es lo que hace que una gran mayoría de la población rechace a las personas trans? ¿Y, cómo es que alguien llega a odiar su cuerpo? Trans y no trans, las personas hemos internalizado unos modelos de belleza y la creencia de que serás aceptado y querido si cumples con ellos. Unos odian su cuerpo por su peso, otros por su nariz, por el color de su piel, por el tono de su voz, otros por tener unos genitales diferentes a los esperados... la cirugía estética es una práctica muy extendida en nuestro país. Sin embargo, ¿es la intervención quirúrgica, esta violencia ejercida contra el cuerpo con el que uno ha nacido, la solución, lo que hará felices a todas las personas trans?

Como dice Miquel Missé en su obra Transexualidades. Otras miradas posibles, ¿Cuál es el conflicto real en el fenómeno trans?¿Es el conflicto individual  de haber nacido en este cuerpo o es el conflicto social de cómo abordar este fenómeno?

la transexualidad, la identidad de género





4 comentarios:

  1. Muchas gracias por tu texto, Nieves. Las jornadas que habéis organizado para dar visibilidad a la situación de estas personas me han gustado mucho porque, en general, existe una ignorancia muy grande con respecto a este tema. Y el principal problema es que nos cuesta ponernos en el lugar del otro, es algo que muy pocos pueden hacer y ocurre normalmente después de haber experimentado en carne propia una determinada situación. Por eso me ha gustado, aunque es bastante dura, la perspectiva de la operación como una agresión de nosotros mismos a nosotros mismos interpuesta por la propia sociedad sociedad que no acepta la diferencia. Ante eso lo único que queda es aceptarse uno mismo, desde su peso, su imagen física, el sexo que siente o su raza. Me quedo con las palabras de un asistente al Cineforum de "Mi vida en rosa", que para mí fueron inspiradoras, de que llevamos siglos viviendo este drama, pero que hay que pensar que, aunque lejana, existe una solución. Lo dicho, felicidades por esta iniciativa y un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Muy acertado este articulo Nieves.M Hidalgo. Cuando no aceptas tu cuerpo, el mundo se te hace mas duro. No oy Transexual, pero puedo entender ese sentimiento de vivir encarcelado en tu cuerpo. Los transexuales que no quieren pasar por una operacion de reasignacion sexual me reafirman mi amor por mi cuerpo, que mi trabajo me ha costado. Asi que no olvidemos que lo que nos imponen socialmente lo creamos entre todos. El cambio comienza desde dentro.

    ResponderEliminar
  3. Felicidades por tu reflexión Nieves y enhorabuena por las Jornadas de Transexualidad. Pensándolo bien y hablando desde la perspectiva de persona susceptible de ser rechazada comentaría que cada uno tenemos un trabajo de aceptación de nosotros mismos que bien nos puede llevar una vida entera y, tomando esta premisa como cierta, quizás sea más conveniente reorientar nuestra atención hacia uno, observar aquellas conductas propias sensibles de mejora, con el fin de encontrar nuestra identidad, nuestra forma de sentir y expresarnos con los demás, sin que ésta incida negativamente en el prójimo, y no fijarnos tanto en el defecto o la virtud del otro. Creo que hay sitio para todos pero, al mismo tiempo, esta afirmación implicaría, a mi entender, la siguiente pregunta: ¿qué sitio deseo yo ocupar y que estoy dispuesto a hacer para conseguirlo?, preguntas, ambas, que no tienen una contestación rápida ni sencilla. Un abrazo y mucho ánimo.

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias a todos por vuestros comentarios y reflexiones. Me siento feliz de poder compartir con vosotros. Un abrazo

    ResponderEliminar