domingo, 8 de junio de 2014

10 ESTRATEGIAS PARA LA FAMILIA ANTE PROBLEMAS MENTALES GRAVES

la familia, agente terapeútico
Papel primordial desempeña la familia
en el ámbito de la salud mental
Dra. Mª Nieves Martínez-Hidalgo
Psicóloga Clínica
Psicoterapeuta












La familia tiene una gran importancia sobre el curso que la enfermedad vaya a tener, por lo que el papel de los familiares va mucho más allá de los simples cuidados. Dado que se ha comprobado que adoptar actitudes negativas hacia las personas con problemas psicológicos y hacia su enfermedad provoca una mayor número de recaídas, es vital reconocer qué actitudes son las que los familiares tienen que intentar evitar.

-Actitud crítica-hostil

En general, los familiares que mantienen este tipo de actitudes confunden frecuentemente las conductas y síntomas que son producto de la enfermedad (como la inactividad, el hablar solos, el descuido en el aseo personal) con comportamientos “voluntarios” del enfermo, y esto les lleva a emitir continuas críticas y comentarios negativos y descalificadores que crean un clima de gran tensión familiar y que, incluso, pueden favorecer la aparición de conductas agresivas o ansiosas. 
Comentarios como 'eres un gandul, ni trabajas ni estudias' son un ejemplo de este tipo de actitudes negativas.

-Actitud sobreprotectora-sobreimplicada

Hay familias que siempre están pendientes, pero de una forma excesiva y angustiante para el paciente; sin darse cuenta, les recuerdan que “son enfermos” y, de esta forma, les impiden desarrollar una vida normalizada, para la que están perfectamente capacitados.Tienden a creer que todo lo que venga de “fuera de casa” puede hacer daño al familiar al que están sobreprotegiendo.

Ejemplos de comportamientos sobreprotectores o sobreimplicados son:

- No facilitar que salga con amigos, o si lo hace, empeñarse en que les cuente qué ha hecho, dónde ha ido, con quién ha estado, de qué ha hablado… 
-Estar preguntando continuamente si ya ha tomado la medicación a una persona que es responsable y nunca se ha negado a tomarla,… 
-Poner obstáculos para que consiga un empleo cuando está en condiciones de trabajar y empeñarse en conseguir una pensión.
-Otra forma de manifestar esta sobreprotección es la que llevan a cabo algunos familiares que renuncian a su propia vida, dejando de salir o de realizar actividades de ocio fuera de la familia, y centran todo su tiempo y energía en su hijo, olvidando incluso las necesidades del resto de la familia.

la soledad y la pasividad dos grandes retos en la esquizofrenia


ESTRATEGIAS POSITIVAS DE LA FAMILIA PARA EVITAR RECAÍDAS.

La familia puede contribuir de varias formas a que la persona con enfermedad mental viva de una manera más positiva su situación y, de este modo, intentar evitar las recaídas. Las estrategias que resultan de más ayuda son:

Informarse sobre la enfermedad.

Recuerde que puede contar con el profesional que trata a su familiar (psiquiatra, psicólogo o enfermera) para aclarar cualquier duda y que le oriente en la resolución de los problemas que pueda tener con su familiar. Existen también Asociaciones de Familiares, donde podrá encontrar no sólo información, sino también el apoyo de otras personas que tienen los mismos problemas que derivan de convivir con una persona que presenta problemas psicológicos o mentales.

Mejorar la comunicación con su familiar enfermo.

A veces resulta difícil comunicarse con la persona que presenta estos problemas psicológicos. El saber cómo expresar sentimientos, o decir de una forma positiva aquellas cosas que no nos gustan o que desearíamos cambiar, no siempre es fácil. El aprender “cómo comunicarse” es de gran importancia y puede contribuir a mejorar las relaciones y suavizar las tensiones familiares.

Saber adaptarse a la conducta sintomática

La forma en que se manifiesta la enfermedad puede variar de una persona a otra, y además, también se pueden producir cambios en los síntomas dependiendo de la fase en la que se encuentre. Sin embargo, hay un grupo de síntomas y comportamientos que suelen aparecer en algún momento, ante los que la familia en muchas ocasiones no sabe cómo actuar.

Las orientaciones sobre cómo enfrentase a estos síntomas que a continuación les proponemos no pretenden que éstos desaparezcan, sino simplemente intentan ser útiles para guiar su forma de actuar, reducir su angustia o preocupación acerca de si su conducta es o no la adecuada, y para evitar, en la medida de lo posible, enfrentamientos innecesarios y actitudes críticas que pueden repercutir en el empeoramiento de la dinámica familiar.

Hemos elegido los síntomas que, por su frecuencia y la dificultad que suelen encontrar los familiares en cómo afrontarlos, son los más representativos.


una actitud positiva y comunicativa mejora la convivencia



- Ideas delirantes: las ideas delirantes son creencias extrañas e irreales que conducen a vivir y comportarse de una manera distinta al resto de la gente. Estas ideas pueden ser de distintos tipos. El contenido más común suele ser de tipo persecutorio, en el que el mundo se vive como agresivo y amenazante para él.

¿Qué comportamientos debemos evitar?

-No debemos empeñarnos en sacarle de su error, ya que para él la situación es tan evidente que piensa que sólo un tonto o un enemigo lo pondría en duda. 
-No debemos entrar a discutir las ideas “extrañas” de estos pacientes, pero sin que ello de lugar a que piense que las compartimos. Nunca se le debe dar la idea de que sus creencias son parte de la realidad.
-Cuchichear o realizar gestos disimuladamente a otra persona creyendo que él no lo nota, o que no se entera.
-Intentar engañarle suponiendo que no comprende o que no se da cuenta de lo que pasa, haciendo, a veces, falsas promesas para calmarlo.

¿Qué podemos hacer?

-Prestar atención a lo que dicen, ya que puede servirnos para entender su angustia y su miedo y podrán ser informaciones valiosas para el terapeuta.
-Escucharle sin hacer comentarios, haciéndole saber que comprendemos que está asustado o enfadado.
-Ser muy sinceros y claros con ellos; una promesa no cumplida o una información falsa puede destruir una relación. Mostrar serenidad y confianza.
-Cuando el paciente de muestras de poder aceptar la crítica de sus ideas delirantes, se le pueden comenzar a plantear dudas, sin llegar a discutir con él/ella.

a veces creemos que algo es real cuando sólo es un efecto visual

- Agresividad: La agresividad debe entenderse como un trastorno de conducta debido a la enfermedad. Cuando la agresividad se dirige hacia el exterior, es decir, hacia la familia o las demás personas, puede entenderse aquélla como una manera de defenderse de un mundo vivido como amenazante. En otras ocasiones, la violencia es consecuencia de un rechazo a las normas, entre ellas, la medicación o un ingreso, que son impuestas a una persona que, la mayor parte de las veces, no cree estar enfermo.

¿Qué comportamientos debemos evitar?

-Aceptar ni plantear retos: “no tienes valor” “¿a que no lo haces?” “Si me vuelves a gritar te echo de casa”…
-Entrar en una lucha de insultos y discusiones.
-Intentar tocarlo para calmarlo si no quiere que lo hagamos.
-Amenazarle con el ingreso psiquiátrico. El ingreso nunca se debe plantear como un castigo.
-Intentar desarmarle si lleva un arma y, menos si no sabemos cómo hacerlo.

¿Qué podemos hacer?

-Adoptar una actitud segura, tranquila y firme. Hablarle en voz baja, no amenazante.
-Acercarse de forma lenta y pausada.
-Disminuir los estímulos ambientales: la intensidad de la luz, el volumen de la radio o la televisión.
-Cuando los sentimientos ante una situación son muy patentes, puede ser útil manifestarlos abiertamente. Por ejemplo, puede ser más útil manifestar que se tiene miedo al paciente, que defendernos retándole.
-Preguntar si está enfadado, cuál es el motivo y hablar del mismo.
-Asegurarle que no somos una amenaza para él.
-Despejar el mobiliario y/o los objetos con los que pueda dañarse él mismo o a los demás.
-Dejarle espacio libre.
-Normalmente hay alguien de la familia de quien el paciente se fía. Esta es la persona más adecuada para intentar calmarle

- Inactividad: La inactividad es una manifestación o consecuencia de la enfermedad. El enfermo se muestra desganado, sin interés por realizar ninguna tarea, y por consiguiente pasa la mayor parte del tiempo en la cama o en la casa sin salir para nada o únicamente para pasear. Es importante dejar bien claro que esta inactividad es un síntoma más y que no se encuentra bajo control voluntario del enfermo.

¿Qué comportamientos debemos evitar?

-Culpabilizarle y echarle en cara que no hace las cosas porque no quiere. Acusarle de ser un vago.
-Exigirle cosas que no puede hacer en su estado actual.
-Dejar que pase el día en la cama o en la habitación, porque “así molesta menos”.
-Repetirle que él sólo no va a poder vivir, que necesitará siempre a los familiares y que no sirve para nada.

¿Qué podemos hacer?

-Establecer un horario de tareas sencillas que le ocupen bastante tiempo; como por ejemplo: hacer su cama, colaborar en las compras, bajar la basura, recoger y ordenar la ropa…
-Estimularle con comentarios agradables y alabanzas cada vez que consiga un logro nuevo (hacer la cama, ducharse, leer...)
-Mantener un horario de cama regular y adecuado: acostarse a una hora determinada y levantarse a otra previamente acordadas con él.
-Animarle para que entre a formar parte de un grupo (talleres ocupacionales, gimnasio, cursillos)
-Tener paciencia, pues la recuperación es lenta. 
-Si está muy inhibido, callado y retraído, podemos sentarnos con él, hablándole con voz suave. Aunque se esté incómodo en los largos momentos de silencio, no se le deber abrumar con preguntas. Utilizar el contacto físico siempre que lo tolere. Estar alerta en busca de claves no verbales que pueda dar para comunicarse; alentarle a que se exprese de forma no verbal.


la mente nos engaña configurando de forma peculiar la realidad


- Alucinaciones: las alucinaciones pueden ser referidas a cualquier órgano de los sentidos. Las más frecuentes son las auditivas. Cuando comenta que está “escuchando voces”, es fundamental tener claro que dichas “voces”, aunque nosotros no podamos escucharlas, son reales para el paciente y él sí las oye.

¿Qué comportamientos debemos evitar?

-Poner en duda lo que nos comenta, quitarle importancia, reírse de él/ella, o descalificarle. Comentarios como “son cosas de tu imaginación”, “eso que dices son tonterías” “nadie te dice nada, porque yo no lo oigo”.
-Ignorar o evitar la conversación si el paciente desea hablar de ello.
-Actuar de manera que el paciente crea que sus alucinaciones son reales, por ejemplo, no se debe “hablar” con las voces.

¿Qué podemos hacer?

-Conocer cómo y en qué le influyen al paciente: si le irritan, si le asustan, si le dan órdenes y puede, o no, resistirse a ellas. Para ello, podremos preguntarle acerca de lo que siente, oye y/o ve. Hablar sobre ello, e intentar comprenderle sin insistir (si es que prefiere no hablar de lo que le está ocurriendo).
-Evitar los ambientes ruidosos, favorecer un ambiente tranquilo y silencioso.
-Comunicarle y hacerle ver que sabemos que oye, ve o siente lo que dice, que le creemos e intentar explicarle que lo que le sucede se puede deber a la situación que está atravesando y procurar tranquilizarle.
-Intentar centrar la atención en una conversación o actividad de interés para él.



#hazloporti
#contraelestigma Campaña #SoycomoTu




9 comentarios:

  1. Enhorabuena por esta entrada, Nieves. Como familiar muy cercano de una persona con esquizofrenia, hubiera dado cualquier cosa por que me hubieran educado ya desde muy pequeñito en el conocimiento de esta información. Parece que aún siento, como si hubiese sucedido recientemente, algún brote violento que viví muerto de miedo, o las conversaciones de los adultos cuando, teniendo yo 6 o 7 años, esta terrible enfermedad dio la cara en esta persona. Esto me lleva a pensar que la prevención y erradicación del estigma empieza ya en la infancia y que sólo la formación, la información y el tratar las cosas con franqueza y naturalidad nos puede llevar a la normalización de los problemas mentales. En mi caso, mi relación con este familiar ha estado siempre determinada por los acontecimientos que viví siendo niño y que nadie supo o pudo explicarme. Y se pasa mal de veras, porque es fácil ver el sufrimiento en los ojos de la persona. La persona siente y se da cuenta de los reparos que existen por parte de mucha gente a tratar con él. Y sólo por el desconocimiento, por la ignorancia y por ese manojo de absurdos prejuicios que, a la hora de la verdad, representan un obstáculo para la recuperación social de la persona. Por todo eso, os agradezco la labor que estáis empezando a llevar a cabo en vuestra FundacEnhorabuena por esta entrada, Nieves. Como familiar muy cercano de una persona con esquizofrenia, hubiera dado cualquier cosa porque me hubieran educado ya desde muy pequeñito en el conocimiento de esta información. Parece que aún percibo, como si hubiese sucedido recientemente, el intenso miedo que sentía al ser testigo de algún brote violento, o las conversaciones de los adultos cuando, teniendo yo 6 o 7 años, esta terrible enfermedad dio la cara en la persona de mi familiar, y se especulaba con la causa, y se buscaban explicaciones, y se ponían reparos, culpabilizándolo a él. Esto me lleva a pensar que la prevención y erradicación del estigma empieza ya en la infancia y que sólo la formación, la información y el tratar las cosas con franqueza y naturalidad nos puede llevar a la normalización de los problemas mentales. En mi caso, mi relación con este familiar ha estado siempre determinada por los acontecimientos que viví siendo niño y que nadie supo o pudo explicarme. Y se pasa mal de veras, porque es fácil asomarse a los ojos de la persona y ver el sufrimiento. La persona siente y se da cuenta de los reparos que existen por parte de mucha gente a tratar con él. Y sólo por el desconocimiento, por la ignorancia y por ese manojo de absurdos prejuicios que, a la hora de la verdad, representan un obstáculo para la recuperación social de la persona. Por todo eso, os agradezco la labor que estáis empezando a llevar a cabo en vuestra Fundación, y la que lleváis 30 años haciendo, que se dice pronto, en vuestra clínica. Un fuerte abrazo y seguid por este camino, porque sois muy necesarios.ión, y la que lleváis 30 años haciendo, que se dice pronto, en vuestra clínica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ciertamente Salvador, si desde niños se nos educara con naturalidad en la existencia de la diferencia, en el valor de que somos iguales en derechos pero diferentes en nuestras manifestaciones, podríamos afrontar mucho mejor y con menos miedo situaciones que se escapan a nuestro control o conocimiento. Muchas gracias por tu sinceridad y todas tus aportaciones que nos enriquecen a los que tenemos la oportunidad de leerte.

      Eliminar
  2. Útil entrada Nieves. En ella se puede comprobar como emociones desarrolladas por la persona como la hostilidad convierten en algunos casos a la familia en un difícil campo de batalla en el que desenvolverse, desencadenado la aparición de emociones como el miedo y la agresividad que serán extrapolables fuera del nucleo familiar.
    Todo esto suele desencadenar frustraciones en todos los componentes de la familia y se busca un chivo expiatorio dentro del núcleo familiar, al cual se castiga y se le estigmatiza. Esto se puede realizar a través de procesos sutiles como la sobreprotección o utilizando conductas agresivas.
    Para no llegar a estas situaciones es fundamental la aplicación de estrategias positivas que fomenten la comunicación y la asertividad entre todos los miembros de la familia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que saques a colación el tema del chivo expiatorio. Según una corriente psicológica, las enfermedades mentales son fruto de dinámicas familiares tóxicas. Uno de los miembros de dicha familia parece ser 'la oveja negra' y sobre él recaen todos los males, las culpas, las causas de los problemas familiares. Gracias por tus comentarios.

      Eliminar
  3. Una nueva entrada del blog muy interesante, Nieves. Estas jornadas están despertando en mí muchos recuerdos; de lo que pudo ser y no fue, de lo que pudimos hacer y no lo hicimos, de un problema tan serio como es la esquizofrenia y que la he vivido tan de cerca...
    Hice todo lo que estuvo en mis manos porque era algo totalmente desconocido para mí, haber vivido con una persona con esta enfermedad y no haber sabido verdaderamente lo tenía hasta una edad bastante avanzada.. No encontraba una explicación y menos a tanto silencio... Algunas temporadas, recuerdo, las pasaba lejos de casa, se iba muy inestable y volvía recuperado, sereno, con una sonrisa en sus labios, oliendo bien, me besaba y me abrazaba... Llegaba a ser él mismo, me podía llevar al colegio... Ciertas estaciones del año lo hacían desestabilizarse con más intensidad que otras, acudía frecuentemente al médico, tomaba su medicación diaria... Necesitaba respuestas de lo que estaba ocurriendo... ¿y por qué no va a trabajar? ¿y por qué no me ayuda en los deberes si dijo que lo iba a hacer? ¿y por qué no se levanta? ¿y por qué, y por qué....? pero, ¿qué le ocurre?

    Fue una etapa muy difícil, creo que aún no la he superado...

    Fué un gran error esconder su enfermedad durante tantos años por vergüenza al que dirían, por eso, nos resultó más complicado afrontarlo y entenderlo todo . Por todo ello, estoy a favor de la desestigmatización de la enfermedad mental, de su normalización por parte de familias y amigos porque ellos son los primeros en abrir puertas hacia una comprensión social, sin tabúes, visibilizando y dando voz.

    Durante muchos años sentí vergüenza... y culpabilidad... Me costó tiempo que ese sentimiento negativo se desvaneciese. Ahora, me trato con menos dureza, miro atrás y desde fuera, pienso que hicimos todo lo que en aquellos momentos sabíamos y estaba a nuestro alcancé...

    Un primordial es la orientación familiar por un buen especialista, de cómo deben enfrentarse a una situación así, de cómo se le debe tratar a la persona que está enferma y de qué se debe hacer si se resiste a recibir ayuda...

    Pienso también que es muy importante, en estos casos, estabilizar al enfermo con psicofármacos, pero siempre acompañados de una buena terapia, un entorno tranquilo y comprensivo ofreciéndoles todo el cariño y la paciencia del mundo por parte sus familiares y amigos. Éste último es el mejor antídoto para su recuperación, sentirse amados.

    Os apoyo en este gran proyecto que habéis emprendido, Nieves. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agradezco de veras tu actitud sincera al mostrar tus sentimientos, tus recuerdos con tanta generosidad. Se ve que lo haces por ese deseo de contribuir a la lucha contra el estigma y es admirable. Estoy segura que hicisteis todo lo que estuvo en vuestras manos. Convivir, amar, acompañar a las personas que sufren una enfermedad mental es un proceso duro, una heroicidad diaria...
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
    2. Gracias a tí, Nieves. Me siento orgullosa de formar parte del equipo de voluntarios Especialmente la temática de este mes, "La enfermedad mental en la sociedad actual", me ha llegado. Ha hecho que me plantee de nuevo cosas del pasado que estaban adormecidas, o eso creía yo... Una reconciliación verdadera con el pasado, pero en este caso, de lo que fue y de lo que hoy pueda estar en mis manos por hacer...
      Un abrazo

      Eliminar
  4. La psicóloga Nieves M. Hidalgo , con gran dulzura comparte pequeñas e interesantísimas conductas que facilitan la vida cotidiana de una familia donde alguno de sus miembros parezca una enfermedad mental.

    ResponderEliminar