lunes, 2 de junio de 2014

SON ÚTILES LAS ETIQUETAS DIAGNÓSTICAS

La psicología: proyecto de vida. Dr.Regadera y Nieves MHidalgo
Dr.Juan José Regadera
Mª Nieves M.Hidalgo
Psicólogos Clínicos
Psicoterapeutas












El objetivo principal de la psicoterapia de orientación antropológica, es el estudio del significado o sentido de la vida, y siempre en relación a los valores personales.


Ayudar a la persona a alcanzar un auténtico proyecto personal es tarea del enfoque antropológico en psicoterapia. Desde este punto de vista, debemos entender por salud, la capacidad que mostremos en establecer y desarrollar un proyecto personal, ya que será la realización de los valores auténticos lo que nos permitirá resolver las dificultades que a lo largo de la vida puedan aparecer.


etiquetas diagnósticas y estigma
Es conveniente no caer en el error de pensar que
la enfermedad mental es un proceso sin retorno

Desde la psicología de corte antropológico, el síntoma psicológico, es expresión de una situación y de un proyecto personal mal elaborado o erróneamente enfocado. Entendemos la enfermedad mental como un acontecimiento que ocurre en la vida de la persona, pero no como toda la persona. Se puede tener un trastorno bipolar o una psicosis, y, sin embargo, esta categoría no es la única que define la personalidad y el carácter, por eso no utilizamos la etiqueta que estigmatiza a la persona nombrándola como 'esquizofrénica', 'histérica' o 'enferma mental'. Al igual que tener una enfermedad física tampoco define de forma general al que la padece, pues no se nombra a las personas como 'infartadas' o 'cancerosas'; tampoco debería decirse 'diabético' o 'epiléptico', pues cualquier categoría así utilizada conlleva un cambio de actitud tanto en la persona que presenta dicha enfermedad o problema como en las que la rodean, que modificarán la percepción que tienen de ella. 

Las clasificaciones cosifican a los seres humanos, hacen que esa persona individual, única e irrepetible, con su historia de vida particular, con sus talentos y sus limitaciones, con sus valores, quede oculta y encerrada dentro de una categoría diagnóstica determinada. Una vez puesto el sello, la persona queda marcada. Ya no vemos a Pedro o a Isabel, vemos a un 'psicótico', a un 'depresivo', a un 'enfermo mental' y lo que ello conlleva: estigmas y prejuicios asociados ( loco, inútil, agresivo, impredecible, sin control).

circunstancias adversas provocan respuestas saludables
La naturaleza es muy sabia y deja fisuras
por las que escapar a  una nueva vida
Establecer un diagnóstico guarda utilidad para el profesional que debe de actuar en respuesta al problema que se plantea y para la persona que lo presenta pues le permite comprender lo que le está sucediendo y cómo puede mejorar o cuidar su salud física o mental. Hasta ahí llega el alcance enormemente positivo de saber qué nos sucede y por qué, y qué podemos hacer para poner solución o remedio. 

Entendemos que la única forma posible de estar o de ser, en eso que llamamos "mi mundo", es a través del encuentro humano y la cooperación, sin olvidarnos, por supuesto del aspecto biológico. Somos seres bio-psico-sociales y debemos tenerlo en cuenta tanto a la hora de evaluar y analizar las posibles causas del hecho de enfermar, como  a la hora de planificar la intervención terapeútica. Eso quiere decir que hay que tener en cuenta tanto el contexto social, como el estado corporal y psicológico de la persona que solicita nuestra ayuda como profesionales de la salud mental.


Tenemos cuerpo y somos cuerpo. El cuerpo, al tiempo que nos tiene, nos sostiene. Por ello, la orientación antropológica en psicología, debe considerar junto a los problemas de sentido, proyecto personal y valores, la “vivencia de la corporalidad” como medio de expresión y modo de estar en el mundo. 


#hazloporti
#hazloporlosdemás #hazloporti



2 comentarios:

  1. Enhorabuena por este artículo. Creo que todo psicólogo tiene el deber de plantearse el tema de las etiquetas diagnósticas, especialmente cuando empieza y la inexperiencia abruma y lo primero que tendemos a hacer es aferrarnos al DSM, (manual diagnóstico) como nuestra principal fuente de información y esto realmente está bien, porque debemos intentar conocer y comprender al máximo a los pacientes, pero hay que ir un poco más allá y debemos plantearnos también como le puede afectar esa etiqueta en su vida.
    En la carrera de psicología estudiamos las teorías psicológicas que a lo largo de la historia han dado una explicación a la conducta humana, unas más centradas en la biología y otras en el ambiente. Actualmente el paradigma actual se centra en un enfoque bio-psico-social que recoge la complejidad del ser humano y que se acerca más a la realidad.

    Tengo conocimiento de que existen terapias que se centran en la expresión del síntoma psicológico como eje de la intervención terapéutica y existen otras terapias que indagan en las causas de la emergencia del síntoma, sin embargo, no conocía una terapia de corte antropológico en la que el síntoma se definiera como la expresión de una situación y de un proyecto personal mal elaborado o erróneamente enfocado. Me parece muy interesante este enfoque antropológico y me han surgido algunas preguntas:
    ¿Cómo la realización de los valores auténticos pueden resolver las dificultades de la vida?
    ¿A qué se refiere con estos valores? y ¿Cuando uno se siente perdido por dónde empezar ese proyecto personal?

    También me gustaría destacar la frase “Entendemos la enfermedad mental como un acontecimiento que ocurre en la vida de la persona, pero no como toda la persona”. Me parece importante tener esto muy en cuenta, especialmente por parte de la persona que la padece, que tenga presente que esa no es toda su vida, creo que una forma de comenzar la recuperación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy interesantes tus comentarios. Muy difícil resulta responder a las preguntas que planteas. Pero lo voy a intentar.
      Resolver las dificultades de la vida, afrontarlas desde la perspectiva de los valores propios es la forma más constructiva y que menos daño hará a tu yo, a tu autoestima. Cuando uno para conseguir una meta o salvar un obstáculo para llegar a ella, intenta saltarse sus propios criterios, el resultado puede ser exitoso a simple vista, pero quedará latente un resquemor, pues, siempre latirá en tu interior esa falta de sentido, si es que se produjo.
      Los valores son las flechas que dirigen e impulsan tu vida hacia uno u otro camino. Gracias a ellos te orientas en momentos de confusión. Sabes dónde has colocado tu Norte, no te desvíes de tu horizonte, aunque algunos nubarrones intenten ocultar la luz que te guía.
      El proyecto. Otro asunto a tratar con calma. Hay que esperar. Una espera activa que te permita indagar, aprehender, asimilar los estímulos, diferenciar lo que para ti es interesante. Calma activa para llegar a ese punto de encuentro contigo misma y con tu proyecto, Elena.
      Abrazos y Sonrisas

      Eliminar