martes, 15 de julio de 2014

LAS RELACIONES DE INTIMIDAD: ¿CÓMO SE CONSTRUYE LA PAREJA?

Las vidas posibles de Mr Nobody
Las relaciones de intimidad son complejas,
variadas y singulares
Nieves Martínez Hidalgo
Psicóloga Clínica
Psicoterapeuta














No podemos volver atrás por eso cuesta elegir. Hay que tomar la decisión correcta. Mientras no elijas todo sigue siendo posible. Elegir, nos dice Nemo Nobody, es renunciar.



Mr. Nobody es una película sobre la vida y la complejidad. En palabras de su director, Jaco Van Dormael, es, ante todo, una película sobre la elección. Cuando elegimos, ¿qué parte se debe a la casualidad? ¿Por qué elegimos una pareja en vez de otra? ¿Qué hace que nuestra vida en pareja sea lo que es? 


Nemo -Jared Leto- puede construir tres historias de amor diferentes en función de con cual de aquellas niñas, que un día conoció en su infancia, entrelace su destino.  En el caso de que elija a Anna -Diane Kruger-, ambos se querrán mutuamente con locura; si se hubiese decidido por Élise -Sarah Polley-, él la hubiera querido, pero ella no del todo; si Nemo se hubiera unido a Jeanne -Linh-Dan Pham-, ella le hubiese amado, pero él a ella no demasiado.

A veces, en las parejas, surge la angustia por esa falta de reciprocidad. Uno de los dos siente el vacío, o quizás ambos... el que ama por no ser correspondido; el amado por no desear ese amor, por evitar esa intimidad ansiada por el amante.

Es obvio, la pareja la construyen dos personas. Dos personas que caminando juntas, unas veces, unidas de las manos, otras en sendas paralelas aunque distantes, van creciendo, evolucionando en el cariño, en la manera de entregarse, en el compromiso, autorrealizándose con proyectos propios y con proyectos compartidos. 

La transparencia, la sinceridad, la comunicación profunda de sentimientos, las risas, los llantos, el apoyo emocional, el saber meterse en los zapatos de tu compañero de vida... la complicidad, el interés por saber como está el otro... el respeto... los silencios... los abrazos... el no pretender solucionarle todo... la libertad, la confianza, la tolerancia hacia los fallos de uno y de otro.

Los detalles, susurrar palabras de amor, de deseo... cantarle esa canción que tanto le agrada... dejarle bajo la almohada el poema que en su día te leyó mientras le sonreías... mirarle a los ojos con esa profundidad y esa entrega que dan los años.

Mereces vivir una auténtica historia de amor, elige no renunciar a ella.



video


#Hazloporti


2 comentarios:

  1. Es terrible el vértigo que produce el tener que elegir. ¿Y si resulta que no es buena la elección? Es verdad, esta posibilidad existe, pero también existe la que nos cuentas en tu artículo; dos personas que se eligen libremente, que caminan juntas aunque no necesariamente por los mismos senderos, que cuando se encuentran, se cuentan, se susurran, se sonríen y se aman. Puestos a elegir, elijo renunciar a la idea de que todo es posible e implicarme de lleno en una realidad.
    Enhorabuena por el escrito Nieves. Gracias por estos ratitos que nos ofreces y por otros tantos que nos regalas, a cada cual mejor!. Un beso grande.

    ResponderEliminar