sábado, 9 de agosto de 2014

Y SI TE PREMIAN POR HABER SUSPENDIDO

ante un suspenso, ¿premio o castigo?
El verano puede ser un hermoso viaje, no lo estropees
Mª Nieves M. Hidalgo
Psicóloga Clínica
Psicoterapeuta









¿Es positivo que te premien por haber suspendido?
En mi caso resultó muy estimulante. Fue un año duro. Con once años me preparé para presentarme a los exámenes globales de Junio de las pruebas libres de segundo de bachillerato. Suspendí la política y también el francés, a pesar de tener un profesor particular de lo más preparado, mi padre, que, aún desconociendo el idioma galo, no se amilanaba y se quedaba a mi lado, prestándome apoyo moral, mientras yo leía, una y otra vez, hasta las tantas de la noche, aquellas frases del libro Sonimage:

J'ai été à Paris, J'ai aimé la tour Eiffel...

Sí, amaba el francés, me apasionaban las ciencias naturales, las matemáticas, la geografía no tanto... Tengo que reconocer que disfrutaba y -a día de hoy- continúo disfrutando con el estudio. Sin embargo, es necesario descansar, cambiar de actividad, desconectar de lo que se hace de forma habitual.
Ante aquellos dos suspensos, mis padres, en lugar de castigarme y dejarme todo el verano estudiando en casa, me premiaron con dos semanas de campamento en Riópar (Albacete). La experiencia fue singular, la desconexión total. Al año siguiente, quise repetir. En septiembre, aprobé las dos asignaturas que había suspendido y pude matricularme en un Instituto de Bachillerato. 

Cuando uno no aprueba alguna asignatura es lógico que se haga responsable y dedique unas horas del día a estudiar para intentar aprobar en la siguiente convocatoria. No es necesario imponer horarios de estudio, ni castigar. Se pueden poner límites y llegar a acuerdos en un ambiente distendido y de armonía. El alumno/a que ha suspendido al margen de ser un buen o 'regular' estudiante es una persona con otras necesidades que cubrir: salir con amigos, realizar actividades que le satisfacen como el deporte, la música, la pintura, el cine, los vídeojuegos, etc. También necesita tiempo para colaborar en las tareas de casa...-¡ay! si me leyeran ellos-.

Es importante mantener unas buenas relaciones familiares
aunque  los resultados académicos no sean óptimos
Elegir el momento, el lugar y, sobre todo, una actitud de cordialidad para hablar del tema. Si padres e hijos estamos nerviosos, tensos o frustrados por los pobres resultados académicos obtenidos, habrá que darse un tiempo para reflexionar por separado antes de reunirse para charlar, tomar decisiones y concretar las directrices a seguir por ambos a lo largo del período estival.
Las vacaciones pueden ser un buen momento para estrechar lazos afectivos intrafamiliares; preferible, por tanto, no estropear esta oportunidad con malas caras, castigos o eternos silencios. Darnos una nueva oportunidad, analizar el por qué de estos resultados, asumir cada uno la parte de responsabilidad que le corresponde y mirar al frente con calma y con optimismo, teniendo en cuenta, por supuesto, la edad y las circunstancias del alumno.


6 comentarios:

  1. Que buen artículo que nos invita a analizar los problemas e intentar ver el lado bueno de las cosas siempre con un espíritu positivo!.

    Pienso que son múltiples las opciones como para obcecarse y ceñirse en tener éxito en una de ellas: pudiera ser que ese no fuera el momento o, quizás, se pueda llegar al destino anhelado por otro camino, a priori imprevisto.

    Será bueno descubrirlo tras una conversación afectiva y constructiva entre los implicados, ¡seguro que todos tienen algo que decir y mucho que escuchar!

    Enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu felicitación y por tus comentarios. La comunicación y la creatividad nos dan alas. Un abrazo

      Eliminar
  2. Me ha gustado mucho este artículo. Para mi los castigos y ver lo negativo de las cosas no son la solución cuando se suspende asignaturas. Lejos de mejorar los empeoran. A mi, del verano lo que más me gusta son los vínculos afectivos familiares y entre amigos que se forjan al pasar más tiempo con ellos, también muchas veces el entorno ayuda, salir de la ciudad, estar en otro sitio más tranquilo fuera de la rutina diaria te hace ver la vida más plena y vivirla más intensamente

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado esta entrada y que participes de ese mismo espíritu. Un abrazo y feliz verano.

      Eliminar
  3. Enhorabuena por el artículo Nieves. Es un tema con el que estoy muy de acuerdo. Suspender un examen, no pasar una prueba, no conseguir una marca en el deporte. .. todo ello forma parte del proceso, ¿qué sentido tiene castigar por ello? Yo mismo me lo hice durante la universidad y ¡es de lo más inútil!
    Una entrada muy acertada. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. Los castigos no suelen dar buenos frutos, una cosa es ser responsable y aceptar las consecuencias de las decisiones o acciones que uno ha realizado, y otra ser masoquista y hacerse daño por ello, o generar un dolor inútil en los demás cuando castigas a un amigo, a un hijo, a un padre, a tu pareja.
    Me alegra que te haya gustado. Un abrazo.

    ResponderEliminar