miércoles, 23 de diciembre de 2015

¿TE CUESTA CELEBRAR LA NAVIDAD?

                Fotografía: Scott Typaldos                     
Nieves Martínez Hidalgo
Psicóloga Clínica
Psicoterapeuta












Son muchas las personas a las que les cuesta celebrar la navidad, y reconozco que yo soy una de ellas. Si lo piensas, no resulta difícil de comprender. Son fechas en las que se saca brillo a las máscaras, a la vanidad, se lucen trajes bonitos, sonrisas brillantes, chistes ingeniosos; los padres se esfuerzan en que sus hijos tengan los mejores regalos, los abuelos tampoco se quedan cortos en esa competencia para que sus obsequios sean los más vistosos; se lavan conciencias aportando saquitos de arroz y botellas de aceite en los bancos de alimentos, como si las personas con escasez de recursos sólo comiesen en estas fiestas. Mas, cuando uno no comparte este pomposo sentimiento de felicidad fabricado para la ocasión, se siente al margen y los demás, también, lo hacen notar.

Son muchos los motivos por los que una persona puede sentirse desplazada ante tan apabullante celebración: estar atravesando una difícil situación personal, familiar, laboral  o económica, no confesar la fe cristiana, proceder de una familia en la que han predominado las relaciones tóxicas, no compartir valores materialistas y consumistas, etc.

¿Pero, quién se atreve a expresar que uno no se siente feliz en navidad? ¿O que no va a reunir con sus padres o hermanos en estas fechas? ¿O decir que no tiene dinero para hacer regalos o no encuentra el sentido de hacerlos?

La verdad es que son fechas extrañas, en las que la mayor parte de las personas hace gala de una gran hipocresía; es la mayor puesta en escena que se realiza en los 365 días que tiene el año. Todos juntos, celebrando una gran bacanal, aunque se nos retuerza el estómago al tener como compañeros o compañeras de mesa a personas que nos gustaría no haber conocido por el daño que hemos recibido de parte de ellas. 

Sé que no estoy descubriendo la pólvora, de eso ya se encargaron los taoístas cuando intentaban crear una poción para la inmortalidad (tampoco los chinos se libran del pecado de la vanidad). Éste es un secreto a voces que se difundirá de forma viral por wasap y otras redes sociales a través de imágenes, vídeos o chistes, como cada 24 de diciembre. Los familiares de sangre y los políticos reirán a mandíbula batiente entre polvorones y copas de cava, con suerte se salvarán los niños que ajenos a los entresijos de la biografía familiar, disfrutarán corriendo alrededor del árbol, mientras esperan la ansiada llegada de Papá Noel.

Hoy me siento a la mesa de los desplazados y brindo por aquellos que han mostrado humildad, tolerancia y respeto a los que son diferentes y pueden estar próximos a sus seres queridos, porque, las familias no son perfectas, participan y se enriquecen, al igual que otros grupos sociales, de la diversidad.



www.cattell-psicologos.com
#Hazloporti

11 comentarios:

  1. "...con suerte se salvarán los niños..." Y ¡ay, Nieves, cómo quisiera formar yo parte de esa sana e inocente patrulla de la que hablas! Será cosa de intentarlo y procurar ver estas fiestas con los ojos desintoxicados de la infancia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta leerte, Juan!! Eres un poeta! Un fuerte abrazo

      Eliminar
  2. Mucha razón tienes, Nieves, en tus palabras . La Navidad tiene mucho de lo que has escrito.A mi a veces no me gusta la Navidad por todo lo que escribes, pero como se dice la salva la alegría de estar con los más pequeños de la casa. Y tomárselo todo con mucha filosofía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Julia! Se que muchas personas comparten estos mismos sentimientos... pero tambien hay otras muchas que son felices con la navidad y no les culpo por ello.. ojala todos fuesemos felices en navidad y a lo largo de toda la vida. un abrazo

      Eliminar
  3. Querida Nieves, creo que no tiene sentido la celebración por todo lo alto y el conjunto de la sociedad española de un acto religioso en un país laico, y por si faltaba algo el gordito anglosajón vestido de rojo. Bueno habrá que sonreír aunque sea a costa de la propia salud.
    ¡Feliz jueves y salud!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por compartir tu punto de vista critico y sobre todo tu exquisito sentido del humor. No lo pierdas nunca. Un abrazo

      Eliminar
  4. Me parece sublime este artículo. Gracias por publicarlo y hacérnoslo llegar.
    Es muy positivo que todos tomemos consciencia de que no tenemos que sentir como uno solo, sino que hay diversidad y tenemos derecho a sentirnos mal o simplemente no sentirnos hiperfelices como se proclama que debe ser.
    Gracias y un saludo.
    Felices Fiestas a la Familia Cattell.

    ResponderEliminar
  5. Gracias por compartir este artículo Nieves. Me parece imprescindible esa visión crítica de la navidad. Hay que cuestionar lo que se nos da dado, lo que heredamos como una tradición, continuamente influenciada y contaminada de consumismo. A veces parece que la costumbre o la tradición es enemiga directa del sentido. si nos replanteáramos el sentido de las cosas, si tuviéramos esa actitud crítica dudo mucho que estas fechas llenáramos centros comerciales y nos juntáramos a la misma mesa con personas tóxicas.
    Gracias por la reflexión Nieves. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por compartir tu punto de vista. Me alegra que coincidamos y que podamos reflexionar sobre el tema social, sobre como nos influyen las tradiciones, y las dificultades que en muchas ocasiones entraña el querer seguir tu camino... parece un grave error elegir querer ser tu mismo. Un abrazo

      Eliminar
  6. Gracias por compartir este artículo Nieves. Me parece imprescindible esa visión crítica de la navidad. Hay que cuestionar lo que se nos da dado, lo que heredamos como una tradición, continuamente influenciada y contaminada de consumismo. A veces parece que la costumbre o la tradición es enemiga directa del sentido. si nos replanteáramos el sentido de las cosas, si tuviéramos esa actitud crítica dudo mucho que estas fechas llenáramos centros comerciales y nos juntáramos a la misma mesa con personas tóxicas.
    Gracias por la reflexión Nieves. Un abrazo

    ResponderEliminar