sábado, 31 de diciembre de 2016

AÑO NUEVO, VIDA NUEVA

La felicidad es el entusiasmo con el que se vive. J. Regadera
Si, de verdad, quieres conseguir algo
debes implicarte en ello personalmente
Dra. Mª Nieves Martínez-Hidalgo
Psicóloga Clínica 
Psicoterapeuta





¡Nada importante 
resulta fácil de conseguir!



Cada año nuevo que comienza es ya tradición celebrarlo con peticiones de deseos. ¡Se piden hasta milagros, sueños imposibles!

Aunque resulte duro cerrar la puerta a esta etapa de la infancia, es de vital importancia ser consciente de que estos deseos no suelen caer por la chimenea, ni aparecer ya realizados dentro de un paquetito a los pies de tu cama el día de Reyes. Si realmente quieres conseguir algo debes implicarte en ello personalmente.

Si deseas hacer un cambio en tu vida es lógico que sientas miedo, a veces, vértigo e incluso náuseas, propiciadas por ese desorden y caos que anticipas.

La felicidad no viene de la comodidad, ni del conformismo, llega por momentos, fugaces instantes de entusiasmo que se saborean tras el esfuerzo o el dolor vivido con sentido, con un propósito vital y que te impulsa a seguir caminando hacia esa dirección que tú has elegido.

Sé valiente y, a lo largo de este nuevo año que ya comienza, atrévete a iniciar tu revolución interior. Fíjate un objetivo y establece metas a corto, medio y largo plazo, recuerda que la torre Eiffel no se construyó en un día. Sé constante en los pasos que tienes que dar. Si llueve o truena, si un día estás mareado o débil no cejes en tu empeño, descansa, cuídate, respeta tus tiempos, pero continúa con tus planes.

Mantenerte en el ¿Y si... ? ¿Y si me equivoco? ¿Y si el cambio es para peor?, no te ayudará, te conservará en el limbo, en esa zona aparentemente confortable que todos conocemos y en la que hemos vivido durante años, anestesiados, como zombies, a medio camino entre la vida y la muerte, arrastrando una pesada cadena de falta de autencidad y pasión nula.

Don Autoengaño suele presentarse con formalidad, vestido de oscuro pesimismo, marcado por un "Total... ¿Para qué intentarlo?" que nos lleva al inmovilismo y la pasividad absoluta. El derrotismo se instala en nuestra casa y te engaña haciéndote creer que ya no hay nada qué hacer.

En otras ocasiones, D. Autoengaño hace una aparición triunfal desde un hermoso balcón de su mansión en el reino de Babia, nos envuelve con sus milongas acerca de que todo es posible, que alcanzaremos nuestros sueños. Esas fantasías crecen y se expanden a lo largo de horas interminables de soledad, de inactividad que concluyen de nuevo en una pasividad improductiva y altamente frustrante.

Por ello, plantarle cara al autoengaño es el objetivo prioritario este año nuevo. Una vez fuera de casa, reflexionar sobre posibles cambios futuros y luchar por ellos.

Desde Cattell Psicólogos os deseaños una feliz entrada de año.

¡Feliz 2017!

#Hazloporti

miércoles, 14 de diciembre de 2016

SALIR DE LA DEPRESIÓN

Dra. Mª Nieves Martínez-Hidalgo   
Psicóloga Clínica
Psicoterapeuta



"Para salir de la depresión 
es importante conocer su origen"





Como para cualquier otra enfermedad o problema de salud, en el cuadro clínico de la depresión es imprescindible descubrir los factores, las causas, el origen de la sintomatología existente si pretendemos tratarla. 

Si comprendemos los motivos por los que esta desagradable desconocida se ha instalado en  nuestra vivienda podremos idear un plan para echarla de casa. No es exactamente el caso de la "Rusca", como Bruno, protagonista de La sonrisa etrusca de Jose Luis Sampedro, nombra de forma afectuosa al cáncer que, en fase terminal, le acompaña en el final de su larga y productiva vida, pero podría ser algo similar, si la consideramos como algo ajeno a nosotros pero que, sin embargo, podemos controlar de alguna manera. En primer lugar, adoptando un punto de vista responsable, activo, no victimista, cogemos las riendas de nuestra vida y cierto poder sobre la enfermedad. La "Rusca" se hace notar, duele cuando se mueve por los pasillos de la casa, pero Bruno no deja de hacer las cosas, no deja de vivir, de amar, de participar en las actividades culturales de su comunidad, quiere seguir aprendiendo, aportando lo que sabe. Ante la depresión, debemos actuar de igual manera, intentando luchar, no tirar la toalla, no perder la esperanza, plantar cara al dolor emocional y buscar ayuda profesional y apoyo familiar y social.



salir de la depresión gracias al empoderamiento y la inclusión social
La depresión es el hartazgo de vivir una vida sin sentido



En la mayor parte de las ocasiones en las que aparece, la depresión no es una enfermedad que surja de la nada, la depresión es el hartazgo de vivir una vida sin sentido. 

La depresión deviene en el interior de uno mismo, pero en estrecha comunión con la relación real, imaginada o deseada con los otros. Por ello, es importante buscar y encontrar el apoyo social en las personas adecuadas, abandonando las relaciones sociales o familiares tóxicas

La depresión nace de la frustración, del cansancio de vivir o, mejor dicho, de malvivir una existencia llena de obstáculos, de incomprensión y/o de soledad. Las carencias afectivas, el dolor físico o emocional continuado en el tiempo y al que no se puede hacer frente, conducen a ese sentimiento de impotencia que hace patente la sospecha de que no hay fisura por la que poder escapar a otra realidad más plena, más satisfactoria.

A veces, la depresión deviene en el autocastigo, derivado de la vuelta contra uno mismo de la agresividad o la tensión que no puede ser resuelta con la persona o situación que la ha generado. Imaginemos a una mujer maltratada que se ve impotente, incapaz de defenderse a sí misma, incluso de defender a sus propios hijos y llega a creer que es la peor persona del mundo y que por ello, no tiene derecho a ser feliz. ¿Para qué va a intentar cambiar su vida, si tiene la culpa de lo que sucede, es un desastre y todo le sale mal? Este diálogo interior, con el que se castiga a diario, le sume en la depresión más profunda, debilitando, dejando sin energías a esa mujer que debería luchar para salir de su encierro "consentido".


salir de la depresión
La depresión nace de la frustración, del cansancio de vivir

En otras ocasiones, la depresión llega por el orgullo herido. Tras la humillación o el sentimiento público de vergüenza, uno puede rebelarse de forma pasivo-agresiva, encerrándose en su interior, negándose al diálogo o a la relación con los demás. Unos baños de humildad no vienen mal, perdonar y aceptar que a todos nos puede pasar, que, aunque uno no crea ser merecedor de tal dolencia psíquica, la realidad es que a lo largo de la vida podemos atravesar por adversas circunstancias que nos coloquen en esta difícil situación que deberemos afrontar y superar si queremos seguir viviendo con entusiasmo y plenitud.

También puede uno estar deprimido por algún tipo de patología orgánica que, por supuesto, habrá que descartar con un buen diagnóstico diferencial. Sin embargo, en la mayor parte de los casos, la depresión suele estar generada por de factores de orden social, familiar y psicológico.

En el proceso psicoterapeútico, tras un primer gran paso en el que tomamos, con mayor o menor dificultad, con más o menos dolor, conciencia de los motivos que nos han conducido a la depresión, llega la fase en la que uno puede afrontar estos motivos derivados de circunstancias sociales y/o familiares y las dificultades debidas a las propias limitaciones o a las de las personas con las que nos relacionamos. 


autoestima y depresión van de la mano
La autoestima es una piedra preciosa, un diamante,
que no puedes dejar olvidado en cualquier lugar. 
Foto: Mar Sáez

En muchas ocasiones, los problemas vienen por la carencia de habilidades sociales y de comunicación que pueden ser solventados adquiriendo dichas capacidades. Por ejemplo, aprendiendo a decir "no". Algo tan sencillo en apariencia pero que entraña gran dificultad cuando uno, en su fuero interno, teme desagradar a los demás en un intento de evitar la soledad. Para ganar en autoestima, es imprescindible ser asertivo, pedir lo que se necesita y dar lo que uno desea o está en condiciones de ofrecer en ese momento. Cuando uno se valora es difícil sentirse deprimido. Uno deja de valorarse de forma positiva cuando se siente poco apreciado, agredido o rechazado por los demás. Por ello, una buena orientación consiste en desligar la propia estima de la valoración ajena. Uno debe mantener su autoestima a salvo, no dejarla bajo la tutela de otras personas. La autoestima es una piedra preciosa, un diamante, que no puedes dejar olvidado en cualquier lugar.

Una orientación más para salir de la depresión consiste en analizar las distorsiones cognitivas, ser consciente de que puedes adoptar otra perspectiva diferente y forjar en tu mente pensamientos alternativos. Por ejemplo, si pienso "No hago nada bien" estoy teniendo un pensamiento dicotomizado, una distorsión cognitiva que conduce a error dirigiéndote hacia algo ficticio, algo irreal, creyendo tu propio drama. Si cuestionas la distorsión "¿Realmente no hago nada bien?" llegas a ser consciente de que esta idea no es cierta, que evidentemente hay muchas cosas que sí haces bien, y entonces llegas a ese otro pensamiento alternativo que puede ir aliviando la depresión: "Esto me ha salido mal, pero hago otras muchas cosas bien".

Salir de la depresión puede resultar una experiencia dura o difícil; es un largo camino que te ayuda a mejorar, a crecer cómo persona adquiriendo habilidades y estrategias que te permitirán gestionar de un modo más constructivo las situaciones de tensión y los conflictos que inevitablemente surgen en las relaciones interpersonales. En este proceso psicoterapeútico aprendes que no es más fuerte el que menos cae, sino el que cae y se levanta cien veces. Aprendes que ser fuerte es aceptar la debilidad propia de la naturaleza del ser humano y tratar de afrontarla. Aprendes que ser valiente es hacer las cosas en compañía de tus miedos. Aprendes que pedir ayuda es síntoma de inteligencia y no de inmadurez emocional.

Si, es difícil salir de la depresión, pero no imposible. Si tienes depresión habla de ello, busca ayuda, el apoyo social es necesario para la recuperación.

http://www.cattell-psicologos.com/
#Hazloporti

sábado, 27 de agosto de 2016

¿PODEMOS DAR ESQUINAZO AL DOLOR?

Afrontar el dolor con valor y compromisoDra. Mª Nieves Martínez-Hidalgo 
Psicóloga Clínica
Psicoterapeuta 










Los seres humanos, a veces, somos como esos barcos "tocados" que se sumergen en un bravo o calmo mar que se deja alimentar. 

El dolor pesa, quieres que desaparezca, pero se agarra a ti. Sientes cómo te va hundiendo, quieres respirar, te agarras, intentas sujetarte a aquello que vas encontrando en el descenso, personas, objetos, melodías, recuerdos, sonrisas, sentimientos,...
Quizás haya que dejarse caer, quizás ese estado de tristeza tan hondo, tan inconsolable, te lleve a algún lugar en ese futuro abismal donde encuentres un rayo de luz, una esperanza; parece instintivo luchar por ello.

parece instintivo querer luchar
Lo cierto, es que a lo largo de la propia biografía es inevitable atravesar por ciertas situaciones que no pueden ser "maquilladas" ni "edulcoradas", hay que pasarlas, sufrirlas, asimilarlas y afrontarlas. 

No existen recetas mágicas, ni panaceas, ni rituales, ni fármacos, ni siquiera profesionales de la salud, magos, coach o gurús que eliminen ese dolor.



Es el valor, el compromiso con la vida, con las personas que te rodean, a las que quieres y que te quieren, lo que te puede empujar a seguir caminando, aunque sea a ciegas, dando traspiés, agarrotado por el miedo, mudo y sordo ante tanto ruido y caos interior.

El sufrimiento es inherente a la vida, no se puede vivir sin sentir; preferible experimentar placer, pero quién haya escrito este libro milenario, ha grabado, en las hélices que mueven la nave que nos contiene, una sensibilidad al dolor que no podemos obviar, mas sí hacer frente, sí aceptar, intentar comprender, ver otras perspectivas, reflexionar y emprender las acciones pertinentes.


#Hazloporti


martes, 31 de mayo de 2016

¿DESEAS LA GLORIA?


Mª Nieves Martínez-Hidalgo 
Doctora en Psicología
Psicóloga Clínica

Es cierto que muchas veces el temor a equivocarnos nos frena en cosas tan sencillas como necesarias; por ejemplo, llamar a una amiga de la que hace tiempo que no sabes nada, preguntar a un compañero de trabajo si se encuentra mejor de su depresión; iniciar una conversación con la persona con la que compartes asiento en el tren o el autobús; o, incluso, pedir ayuda cuando lo necesitamos.
El orgullo mal entendido suele estar debajo de esta capa de aparente inseguridad; si nos equivocamos, podemos sentirnos ridículos, avergonzados, débiles o inmaduros... es decir, "humanos".
Karen Horney hablaba del deseo de "gloria" y es esa imperiosa necesidad del ser humano de sentirse superior al resto de los mortales e incluso a "Dios", el que le lleva a comer la manzana del árbol prohibido. El hombre y la mujer "pecamos" muy a menudo de esa soberbia que nos impulsa a infravalorar a los demás, a no dejarnos "SER" y a perdernos por el camino. Descuidamos esa brújula interior que todos llevamos dentro en ese afán de brillar en lo social, de alcanzar la "gloria" o el "poder".
Una retirada a tiempo, unos minutos de reflexión mirando hacia dentro con autenticidad nos pueden devolver a la senda natural de nuestro destino, único e irrepetible, como ese ser humano que conformamos cada uno con nuestra propia genética y nuestra propia historia de vida.

viernes, 25 de marzo de 2016

A qué nos referimos cuando hablamos de salud mental

Foto: Matthew Rolston, I. Rossellini

Mª Nieves Martínez-Hidalgo
Doctora en Psicología
Psicóloga Clínica










La salud mental no es simplemente ausencia de enfermedad, sino también la existencia de un bienestar emocional que, en esta etapa de la vida, viene dado por unas buenas relaciones con los demás, dentro de un contexto social y una cultura determinada (Wilson, 1995). El plan de acción sobre salud mental 2013-2020 elaborado por la Organización Mundial de la Salud (OMS, 2013) concibe la salud mental como un estado de bienestar en el que el individuo realiza sus capacidades, supera el estrés normal de la vida, trabaja de forma productiva y fructífera, y aporta algo a su comunidad. Con respecto a los niños y a los adolescentes, se hace hincapié en los aspectos del desarrollo, como el sentido positivo de la identidad, la capacidad para gestionar los pensamientos y emociones, así como para crear relaciones sociales, o la aptitud para aprender y adquirir una educación que en última instancia los capacitará para participar activamente en la sociedad. 

En un informe presentado por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad sobre la situación de la salud mental de los jóvenes en España (2013), la salud mental es considerada en función de los siguientes parámetros: 
  • Autonomía funcional. 
  • Percepción correcta de la realidad. 
  • Adaptación eficaz y respuesta competente a las demandas del entorno. 
  • Relaciones interpersonales adecuadas. 
  • Percepción de auto-eficacia. 
  • Buen auto-concepto. 
  • Estrategias adecuadas de afrontamiento del estrés. 
Por otro lado, este mismo informe hace referencia a la salud mental como un proceso en el que intervienen factores biológicos, individuales, familiares y sociales, económicos y medioambientales. Considerando la promoción de la salud no como un proceso puntual, sino continuo, durante la infancia y la adolescencia es esencial adquirir un capital de salud.

¿Qué es un capital de salud? 

Adquisición de actitudes de respuesta saludable ante temas que afectan al bienestar y a la calidad de vida. Adquisición de ciertas habilidades de vida como la habilidad de comunicación, las relaciones sociales, autoestima y asertividad, conocimiento de uno mismo, toma de decisiones, tolerancia y cooperación y control emocional. 
También forma parte de ese capital de salud para adolescentes, la información sobre temas claves como sexualidad, nutrición, drogas, seguridad y riesgos, actividad física y salud mental. 


Andresen et al. (2003), pioneros del Modelo de Recuperación, plantean un concepto original de la salud mental en el proceso de recuperación de las personas que, aunque adquiere su sentido más genuino en los casos de enfermedad mental grave (esquizofrenia, trastorno bipolar, depresión mayor), se puede ampliar a cualquier tipo de psicopatología. En este proceso de recuperación de la salud y el bienestar emocional se incluyen cuatro componentes: 
  • Encontrar esperanza y mantenerla: creer en uno mismo, tener sentido de autocontrol y optimismo de cara al futuro. 
  • Re-establecimiento de una identidad positiva: encontrar una nueva identidad en la que, siendo consciente y asumiendo la enfermedad, se mantenga una buena autoestima. 
  • Construir una vida con sentido: comprender la enfermedad; encontrar un sentido a la vida pese a la enfermedad; dedicarse a vivir. 
  • Asumir responsabilidad y control: sentir que se tiene un cierto control sobre la enfermedad y que es uno mismo el que dirige su vida. 
El apoyo y la inclusión social
 imprescindibles para la recuperación



Un principio primordial en este modelo de recuperación es que la recuperación de la salud no implica necesariamente la curación o superación de la enfermedad. Se enfatiza el recorrido único e irrepetible, personal, de cada ser humano que vive con problemas de salud mental en el camino de construir su propia vida, más allá de los síntomas. Se trata de la recuperación social. Una persona puede volver a coger las riendas de su vida aunque el problema de salud mental siga presente. Como sucede con los problemas de salud física, los adolescentes que sufren un problema psicológico necesitan interpretar lo que les ha sucedido e incorporar esta experiencia de modo que aporte un nuevo sentido de identidad personal (Larsen, 2004). 






Es necesario hacer mención al concepto de salud mental desde la perspectiva de la psicología comunitaria. Smith y Hobbs (1966) consideraban como fundamental y prioritaria, dentro del campo de la salud mental, la función de prevención. Esto significa programar intervenciones para la detección temprana y el trabajo en las escuelas y otros organismos sociales. Según estos autores, los problemas de salud mental no se deben a una cuestión de deficiencia personal, sino más bien a una deficiencia del sistema social que no proporciona un ambiente adecuado. De ahí, la importancia de la intervención comunitaria. 
Desde el modelo de la psicología comunitaria se construye un concepto de salud mental en términos positivos y en relación interactiva con el entorno, acentuándose su carácter como proceso. Además, se cuestiona y supera la tendencia patologizante centrada en el diagnóstico frente a una visión de estímulo, desarrollo y potenciación de los recursos personales y contextuales. 

Quien disfruta de una buena salud mental se adapta a las circunstancias y produce cambios constructivos en el ambiente. 

Según lo que DuBois (profesor de psicología especializado en psicología clínica infantil y psicología comunitaria y autor de numerosos artículos sobre autoestima en la infancia y adolescencia y de programas de prevención basados en la escuela y en la comunidad), cuenta en la entrevista que le hacen Trull y Phares (2001), la psicología comunitaria tendrá mucho que ofrecer en los años venideros conforme se intensifique la búsqueda de estrategias para enfrentar de forma efectiva y económica los problemas de salud mental. Desde esta entrevista, han transcurrido ya catorce años, quizás éste sea el momento. 


#Hazloporti

domingo, 21 de febrero de 2016

Arte + Salud Mental: Palabras de Bienvenida al Acto Inaugural

Dra. Mª Nieves Martínez-Hidalgo
Psicóloga Clínica               
Presidenta Fundación 
Cattell Psicólogos

Buenas tardes y bienvenidos al acto de inauguración de CAOS, uno de los dos proyectos artísticos premiados en la II Convocatoria del Programa Arte + Salud Mental. El objetivo de esta convocatoria y de otros proyectos de formación que la Fundación Cattell Psicólogos ha preparado con la Facultad de Bellas Artes tras la firma de un convenio marco de colaboración con la universidad de Murcia, consiste en facilitar a los estudiantes una formación extracurricular en el ámbito de la lucha contra el estigma de la enfermedad mental y desarrollar proyectos artísticos sobre este tema.

Desde la Fundación, creemos que es fundamental promover el arte y la salud mental, y no porque, históricamente se haya asociado la genialidad de ciertos artistas a la locura, sino porque realmente el arte sana, el arte es un acicate que moviliza, que estimula la reflexión acerca de temas tan humanos como la pérdida de la salud mental.

El arte contemporáneo rompe con el clásico dualismo establecido entre obra/espectador. Las relaciones estéticas entre las obras artísticas y el público son mucho más dialécticas y recíprocas. Hoy en día, el arte procura una experiencia sensible y transformadora que permite la deconstrucción de una realidad fabricada y establecida como inmutable y favorece el cambio de conceptos, de estereotipos, la eliminación de prejuicios asociados a personas estigmatizadas por su orientación sexual, su estado de salud mental, su condición laboral, inmigrantes, parados, sin techo.

La interactividad entre la obra y el espectador es una de las formas a través de las que el arte contemporáneo manifiesta su poder deconstructivo. El filósofo Berkeley, escribió que el sabor de la manzana está en el contacto de la fruta con el paladar, no en la fruta misma, en el arte sucede igual, la esencia, la experiencia del arte reside en esa interacción, en ese proceso en el que se alternan emociones e ideas, y del que puede derivar esa fuerza que  es capaz de transformar el imaginario social, rompiendo las barreras que nos separan a unos de otros, sólo por presentar un problema de salud mental.


El deseo de la Fundación Cattell Psicólogos es compartir con todos ustedes este modesto espacio de Exposición-Reflexión y contribuir a la inclusión social de todas las personas independientemente de su condición mental. 
A continuación, cedo la palabra a Mariano Flores, Decano de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Murcia.


domingo, 14 de febrero de 2016

EL AMOR ROMÁNTICO: UN CUENTO ENVENENADO

la idea del amor romántico perpetúa el machismo
El amor romántico perpetúa el machismo
Foto: Lilyana Karadjova

Dra. Mª Nieves Martínez-Hidalgo      
Psicóloga Clínica
Psicoterapeuta


















El amor romántico, que desde la infancia se nos inyecta vía Disney, recursos de tradición oral como los cuentos y patrones de socialización, consiste fundamentalmente en posesión, dominancia y superioridad del rol masculino sobre el femenino, dinámica en la que la mujer queda totalmente anulada, alienada y al servicio del hombre. El grado extremo es la situación de maltrato psicológico y físico, por supuesto, pero también hay otro machismo y maltrato más sutil que pasa desapercibido y que hasta las mismas mujeres, sin darnos cuenta, transmitimos y potenciamos al someternos sin crítica, rebelión o defensa alguna. 

No es ninguna tontería, esto del amor romántico, pues aparte de la banal consecuencia de que en el día de los enamorados, los grandes almacenes o restaurantes hagan caja, -esto sería lo de menos-, otras consecuencias más graves se producen cada día tanto en el terreno de lo privado, como en la calle, en los centros educativos o en el trabajo. 

La cosificación de la mujer como objeto bonito, sensible, erótico, amante, cuidadora exclusiva de niños, ancianos y enfermos, es algo a rechazar tanto por hombres como por mujeres. ¿Por qué tenemos que asumir un rol tan tóxico, tan autoaniquilante? Las mujeres tenemos que empezar por esa revolución interior que se llama AUTOESTIMA y empoderarnos, agarrar con fuerza las riendas de nuestra vida, sentir la libertad y la independencia de poder elegir nuestro destino: vivir solas o en pareja, tener hijos o no tenerlos, ocupar cargos de poder, liderar cambios políticos.

¡Basta ya de dejarnos ningunear, someter o maltratar!




La mujer necesita su propio proyecto vital
La mujer necesita su propio proyecto vital
Foto: Herbert List



Una mujer, para sentirse realizada, necesita desarrollar un proyecto de vida propio, aunque decida vivir en pareja. Cuando una mujer sueña con casarse y tener hijos, pronto se da cuenta de que algo falta en su vida, empieza a sentir ansiedad, depresión, molestias y dolores corporales. 
¿Qué está sucediendo?
Asumir el proyecto del otro, no conlleva el sentimiento de autorrealización. Cada persona es responsable de su vida, de su felicidad, de su crecimiento, evolución y madurez. Cuando se pone en manos del "amado" ese diamante íntimo y personal, se corre el riesgo de perder la dirección y el sentido de la existencia.











#Hazloporti

viernes, 1 de enero de 2016

TODOS SOMOS ALAN #YoTambienSoyAlan

Transexualidad y Aceptación Social
Alan
Mª Nieves Martínez Hidalgo      
Psicóloga Clínica
Psicoterapeuta






Hace unos días, la madre de Alan comunicaba a Chrysallis (Asociación de Familias de Menores Transexuales) su terrible pérdida.

A pesar de que Alan contaba con el apoyo de su familia, se sentía despreciado por sus compañeros, por aquellos que podrían haber sido algunos de sus mejores amigos. Pasar por el instituto puede ser una de las experiencias más duras, cuando uno no se siente aceptado, sino machacado y humillado a diario.


Es fundamental, que desde la familia, los centros educativos, las administraciones públicas y la sociedad en general, se respete la identidad de género en la infancia. En primer lugar, porque si permitimos que desde la infancia, uno sea quien es, estaremos evitando años de sufrimiento, angustia y dolor y que se lleguen a tomar decisiones drásticas y trágicas como la que tomó Alan de 17 años en Barcelona hace unos días, el 24 de diciembre, o la de Leelah Alcorn, también de 17, en Ohio (EEUU), las navidades pasadas. En segundo, porque estaremos cumpliendo con la ley de protección del menor que prohibe la discriminación de los menores por razón de identidad sexual y precisa que uno de los principios rectores de los poderes públicos es garantizar el libre desarrollo de la personalidad de los menores conforme a su identidad.


En un artículo que escribí en junio de 2014, explicaba la importancia de escuchar y confiar en lo que nuestros hijos e hijas nos dicen respecto a su identidad de género. Es necesario resaltar que se nace transexual. No se trata de una elección, tampoco de una enfermedad. La identidad de género es cómo uno se siente respecto a sí mismo, es decir, la forma en que el cerebro interpreta quién eres, y esto no va ligado al sexo biológico. 

En la actualidad, se van consiguiendo avances respecto a la realización de los documentos de identidad, de la administración de bloqueantes hormonales por parte de los pediatras, pero no hemos adelantado nada respecto a la concienciación y sensibilización de la sociedad. El desprecio, la burla, la discriminación, la agresión física o verbal, los asesinatos (Un total de 1.700 personas transexuales fueron asesinadas en 62 países durante los años 2008 y 2014, según apuntan desde el Observatorio sobre el Asesinato de Personas Trans) y la exclusión social, son comportamientos que siguen patentes y se dirigen a las personas trans.

La llegada de la adolescencia, etapa de cambios corporales, hormonales, psicológicos y sociales, es temida por los jóvenes Trans, precisamente, porque van a comenzar a aparecer ciertas transformaciones en el aspecto físico, muy difíciles de ocultar o disimular. Por otro lado, es una fase en la que el apoyo de los iguales cobra una importancia enorme, se entra en el mundo de lo social y es vital sentirse aceptado por los demás. La identidad personal es la respuesta a quién soy yo, pero ese Yo, se forma en función de las diferentes identidades sociales que vamos adquiriendo, por ejemplo: yo soy mujer y pertenezco al grupo de las mujeres, o yo soy futbolista o yo soy artista. Es importante el sentido de pertenencia, por eso es esencial ser y sentirse aceptado. Si nadie te acepta, a veces, ni la propia familia: ¿A qué perteneces? ¿De qué grupo formas parte? ¿Qué lazos te unen a los que te rodean? Y esos Lazos son importantes y necesarios, hacen referencia al apego, al calor y a la nutrición que deviene de la aceptación.

Concentración #Yotambien soyAlan. Chrysallis
Alan como otros chicos y chicas Trans tuvo que enfrentarse a la soledad, al rechazo y segregación de sus iguales. 

El acoso y la violencia escolar existe, aunque muchos intenten negarlo, argumentando que siempre ha habido motes y peleas en los colegios... ¡Vaya argumento! También antes la gente moría por infecciones, y desde que se descubrió la penicilina son una minoría los que mueren por ese motivo. Lo que sucede es que estas difíciles y duras situaciones no nos duelen hasta que nos toca sufrirlas a uno mismo o a un miembro de la familia más cercana. 

Hoy en día, nadie quiere problemas. Nuestro mayor propósito consiste en tratar de aparentar que todo va bien, tanto a nivel particular como a nivel de las administraciones públicas. ¿Mas, cuántas muertes son necesarias para que los políticos se tomen en serio la EDUCACIÓN? Y no me refiero a si en los planes de estudio se van a incluir dos horas de matemáticas, una de catalán o castellano o tres de ciencias sociales, sino a que se adopten medidas específicas para la Formación del Profesorado en atención a la diversidad y a que se incluya en los Planes de Acción Tutorial Programas de Educación en Salud Mental para alumnado y se realicen talleres para padres y madres dirigidos a la información, sensibilización e implicación de todos los agentes que intervienen en el proceso educativo. Porque la salud mental y la educación van de la mano. ¿De qué nos sirve formar a nuestros hijos en conocimientos básicos de geografía, matemáticas o idiomas, si luego no saben comportarse de forma adecuada, no saben respetarse ni respetar a los demás, no saben cuidarse ni cuidar a las personas con las conviven, si carecen de valores y de habilidades sociales, si no saben expresar sus emociones -positivas o negativas- de forma constructiva, si para subir su propia autoestima tienen que humillar y hundir al que es diferente?

El acoso existe, y prueba de ello es el número de suicidios cometidos por adolescentes que cambian de centro educativo o están en trámite de ello. ¿Y por qué tienen que cambiar los o las víctimas de violencia escolar de colegio? ¿Por qué damos lugar a que todo siga igual, a que continúen desarrollándose este tipo de acciones violentas que dañan la autoestima de niñ@s y adolescentes?
¿Por qué no se imparten talleres dentro de las aulas que favorezcan las actitudes de empatía, comprensión, tolerancia y respeto a la diversidad?

Es responsabilidad de todos elevar la voz y llevar a cabo acciones que lleven a la defensa de los legítimos derechos del menor y, como profesionales de la psicología, nuestro compromiso es fundamental con aquellas personas que tienen una condición diferente, sea por su orientación sexual, su identidad de género, o por cualquier otro motivo. Respecto a las personas Trans, nuestro apoyo consiste, por un lado, en facilitar los informes psicológicos necesarios para que en el colegio y en el instituto se aborde el tema con naturalidad y normalidad, por otro, preparar informes para que los pediatras se sientan más predispuestos a prescribir los bloqueantes hormonales. Y con los niños o los adolescentes y sus familias intervenir cuando sea necesario y ellos lo soliciten porque se sientan desorientados o angustiados ante una determinada situación o porque deseen recibir orientación acerca de cómo afrontar ciertos temas. Hacer ver a las familias y a los propios interesados la importancia de estar conectados a través de asociaciones con otras personas o familias en las que alguno de sus miembros tiene una identidad de género trans, para que de este modo se sientan parte de la diversidad que existe en la naturaleza y que compartan experiencias, porque la unión hace la fuerza y, en este caso, es totalmente imprescindible continuar luchando unidos para hacer prevalecer los derechos de las personas con identidad de género Trans.


transexualidad y acoso escolar
Alan con su madre






Este es el manifiesto en repulsa por el asesinato social de Alan que Crysallis ha hecho público y al que uno se puede sumar con su firma: