martes, 31 de mayo de 2016

¿DESEAS LA GLORIA?


Mª Nieves Martínez-Hidalgo 
Doctora en Psicología
Psicóloga Clínica

Es cierto que muchas veces el temor a equivocarnos nos frena en cosas tan sencillas como necesarias; por ejemplo, llamar a una amiga de la que hace tiempo que no sabes nada, preguntar a un compañero de trabajo si se encuentra mejor de su depresión; iniciar una conversación con la persona con la que compartes asiento en el tren o el autobús; o, incluso, pedir ayuda cuando lo necesitamos.
El orgullo mal entendido suele estar debajo de esta capa de aparente inseguridad; si nos equivocamos, podemos sentirnos ridículos, avergonzados, débiles o inmaduros... es decir, "humanos".
Karen Horney hablaba del deseo de "gloria" y es esa imperiosa necesidad del ser humano de sentirse superior al resto de los mortales e incluso a "Dios", el que le lleva a comer la manzana del árbol prohibido. El hombre y la mujer "pecamos" muy a menudo de esa soberbia que nos impulsa a infravalorar a los demás, a no dejarnos "SER" y a perdernos por el camino. Descuidamos esa brújula interior que todos llevamos dentro en ese afán de brillar en lo social, de alcanzar la "gloria" o el "poder".
Una retirada a tiempo, unos minutos de reflexión mirando hacia dentro con autenticidad nos pueden devolver a la senda natural de nuestro destino, único e irrepetible, como ese ser humano que conformamos cada uno con nuestra propia genética y nuestra propia historia de vida.

4 comentarios:

  1. Un post para hacernos pensar en que a veces por desear la gloria, no cooperamos y no vemos al que tenemos al lado como un colaborador sino como a un oponente. Gracias por compartir este texto que a mí, por mi parte, me hace pensar que a veces tenemos que ser más humildes y pedir ayuda cuando se necesite.

    ResponderEliminar
  2. ¿Deseas la gloria? Es doloroso reconocerse a uno mismo en esta posición. Cuando nos equivocamos podemos medir en frustración e insatisfacción la distancia que hay entre entre el ideal que perseguimos y como nos vemos fracasando. Que absurdo es que nos asuste reconocernos como seres humanos con todas sus virtudes y defectos. Gracias Nieves por el post y por poner más luz en este asunto de tanta importancia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Antonio. La búsqueda de la gloria, debe ser algo humano, demasiado humano, como diría Nietzsche, pero que debemos "controlar" para no perdernos en senderos sin retorno.

      Eliminar